César Hildebrandt Blog

noviembre 11, 2006

Pandilla de imbéciles

Filed under: Anuncios — cesarhildebrandt @ 6:29 pm

(La Primera) Pandilla de imbéciles
La pregunta del año, de la década, del siglo, del milenio, es cómo el mundo llegó a estar en manos de esta pandilla de imbéciles y por qué los pueblos no se alzaron como marejadas y por qué los intelectuales fueron tan arrastrados y dónde estuvo la izquierda y, claro, de dónde son los cantantes, que es la pregunta sin respuesta desde los tiempos de la Matancera.

Si uno lee un poquito, un poquito nada más, se da cuenta de que esta época será recordada como una de las más oscuras de la historia. No sólo por la calidad de quienes la pretendieron dirigir desde el poder sino por la escasa o nula resistencia que encontraron para perpetrar sus fechorías.

Gente como Bush, Blair, Aznar, Sánchez de Losada u Olmert demuestran cuáles son los límites de la democracia y de qué modo la han podrido el peso del dinero, la manipulación de casi todos los medios comprados por el sistema que aparentan criticar y el remedo de unanimidad mundial que ha consistido en hacernos creer que no hay salida y que sólo el capitalismo salvaje podrá salvarnos.

Porque estos imbéciles son darwinianos cuando se trata del mercado del trabajo pero estatistas cuando de salvar bancos y banqueros se trata. Y son liberales cuando se trata de las ganancias y las sobreganancias, pero dados al salvataje con dinero público cuando viene la crisis de Asia, el atoro ruso, el fraude coreano y el soponcio argentino.

Y son liberales cuando de los contratos mineros se trata, pero más estatistas que el Che cuando de hostilizar a las ONGs que fiscalizan a las mineras se trata. Y son defensores del libre comercio global (“que tánto bien nos hace”) siempre y cuando Petroperú esté arrinconada, Sedapal saboteada para privatizarla luego y los chicos de la SUNAT con las manos fuera de los contratos de estabilidad firmados por un japonés que debió ser enjuiciado por traición.

No hay patria cuando de vendernos a Lan-Chile se refiere. Sí hay patria cuando se firman por lo bajo contratos con la SUNAT, especialista en comprar silencios desde los tiempos de la señorita Merino. No hay patria sino mundo cuando del TLC hablamos.

Sí hay patria cuando el señor Chávez le canta sus cuatro frescas a los norteamericanos y nosotros competimos con Colombia a ver quién es más servil con Bush. No hay patria sino desafíos sin fronteras cuando la estatal chilena Enap compra gasolineras en Lima. Sí hay patria cuando de defender a la peruanísima, nuestra y taurófila Susana de la Puente se trata.

Si los arrastrados soñaron alguna vez con una época dorada, debió ser esta que vivimos. Si las multitudes alguna vez soñaron con ser chusma, este debe ser su reino. Si la democracia soñó con ser arreada de aquí para allá en el mismo corral y la misma marca de Bonanza en el culo, pues estos idus son los suyos.

Si los intelectuales se imaginaron putas, pues que miren el panorama de la inteligencia peruana y verán ese sueño realizado: allí está el crítico que insulta a una joven talentosa porque no es de su cofradía, el capo Faverón que cree que todavía es cadete de la Marina atribulado, el columnista que se aburre leyéndose y que en vez de ir al gimnasio driblea cada día los temas incómodos, el novelista sacado con forceps de las entrañas de la miseria humana.

Allí están todos con sus pasaportes listos para partir a Chile con todos los gastos pagados y a Austin con todos los gastos pagados y a Alaska con todos los gastos pagados y a Azerbayán con todos los gastos pagados y de ninguna manera a Santiago de Chuco que eso es un asunto del fundamentalismo andino que ya pasó y tampoco rinde.

Si la democracia soñó con ser márketin, estos son sus años. Si las guerras soñaron con pretextos banales que las desataran, que le den gracias a Bush. Si España debió parir a un mequetrefe que aprendió inglés para leer el Washington Times, allí está Aznar.

Y, sin embargo, existe la esperanza. Allí está Rachel Corrie, la chica norteamericana de 23 años asesinada tratando de impedir que una excavadora israelí derrumbara una casa palestina. Todo coraje requiere un mínimo de locura. La cordura al mando convierte a la gente en sombra de lo que pudo ser. Sé que los jóvenes volverán a ser locos y maravillosos cambiando este mundo que Bush padre y Bush hijo gobernaron.

Anuncios

noviembre 10, 2006

Garfield se ha comido una ONG

Filed under: Anuncios — cesarhildebrandt @ 6:39 pm

(La Primera) Garfield se ha comido una ONG

El señor Ántero Flores Aráoz, Garfield para todos los contratos, apareció hace algunos meses, apenas se produjo la derrota de Lourdes Flores, como el socialcristiano de veras que sacaría al PPC del pantano derechista en que había caído.

Yo le creí y me entusiasmé con la idea de tener un PPC de centro, un centro doctrinario lejano del oportunismo y del dominio de los vientos que soplan y del olor del dinero que tan bien olía Luis Bedoya cuando construía el PPC con el cemento de Cementos Lima, su cliente favorito.

Qué gran zonzo que soy. Qué ingenuo que sigo siendo para algunas cosas. De qué modo la buena fe me tetudea.

Porque todo eso era puro cuento y baba del diablo. Hoy Ántero Flores Aráoz es el gato mimado de La Razón, la mascota intelectual de Expreso, el peluche favorito de Keiko Fujimori, el niño Goyito de la Cuculiza, el santo grial de Aldo Mariátegui y la divina pomada de Karen Dejo, que tampoco cree en las ONGs.

Y allí está don Ántero, como el Mio Cid de Yanacocha, combatiendo a las ONGs tanto como las combate su encantadora hija, lobbista que es de las empresas mineras, y convertido en marquesina del macartismo criollo gracias a sus intervenciones en TV y a sus columnas periodísticas que pesan como lingotes de oro.

Quiere hacernos creer don Ántero que la ley en contra de las ONGs no es una ley en contra de las ONGs y que todos los que hemos leído el proyecto no lo hemos leído porque él es el único que parece entenderlo a cabalidad, como si de una ayuda memoria de Roque Benavides se tratara, como si de un contrato de locación de servicios entre su estudio y Milpo se tratara.

O sea que, según Ántero, el gobierno aprista quiere la libertad de las ONGs, la vigilancia exclusivamente moral de sus dineros, el bien común, en suma, cuidando que la cooperación internacional se encarrile adecuadamente para beneficio de esa sociedad civil que Alan García, Agustín Mantilla, Agustín Haya, Mauricio Múlder, Aldo Mariátegui, el cura Romaña y la novicia RBD, es decir la Alcorta, quieren proteger.

Y sale con toda su beligerancia rancia, como Bedoya Reyes sin sarcófago, como JP Morgan sin Susana, a gritarle al país que La Razón tiene razón y que gente como Sofía Macher padece de paranoia y que el gobierno de García ha hecho muy bien en aprobar su proyecto. Porque eso sí: al gobierno de García le ha brotado un abogado de polendas, que es don Ántero, y una azafata melosa, que es Keiko Sofía, esa chica que Montesinos hizo estudiar en Boston con dinero de su partida II.

Que don Ántero, instalado en la caverna de Beltrán, y Keiko Sofía, repuesta en la cueva de Alí Babá, defiendan con tanto ardor al gobierno de Alan García quiere decir que el gobierno de Alan García va por el buen camino que le señalaron Augusto Bernardino Leguía –el mejor presidente del siglo XX según Haya de la Torre en declaraciones de 1979–, Óscar R. Benavides, Manuel Odría, Eudocio Ravines, Carlos Boloña y hasta Raúl Romero, el piajeno de Habacilar, cuando dijo que los asesinados de La Cantuta eran parte del costo que había que pagar por la pacificación.

La ley contra las ONGs ha sido bancada por la gran minería. Ella será la gran beneficiada a la hora en la que la APCI ejerza sus vetos y censuras. Ella podrá actuar con la misma impunidad de los viejos tiempos, cuando el Apra ya era una tropa de choque fascistoide y Odría, que terminaría casando con Haya de la Torre, aporreaba a los que se oponían a la Cerro de Pasco Corporation, donde hoy actúa la Doe Run, sí, la misma que ha pedido un plazo adicional de varios años para adecuarse al PAMA, sí, la misma que dice que no tiene dinero para construir una planta de ácido sulfúrico que atenuaría en algo la contaminación infernal que padece La Oroya y que ha hecho de sus niños unos zombies intoxicados mientras los precios de los minerales trepan a las nubes y el doctor García pasa su alcancía para que se la llenen con 500 millones de soles anuales, pobrecito.

Con Ántero y Aldo, con Wolfenson y Alcorta, con la Zorra y el Cuervo, el Apra avanza hacia su consolidación como la sucursal peruana del “socialismo” de Bettino Craxi. Sólo está faltando el tren eléctrico, que también viene con Luis Castañeda Lossio, el verdadero candidato del doctor García.

octubre 25, 2006

No más en La Primera

Filed under: Anuncios — cesarhildebrandt @ 9:01 pm

¿Comentarios?

septiembre 27, 2006

Apología del individuo

Filed under: Anuncios — cesarhildebrandt @ 12:08 am

(La Primera) Apología del individuo
Las modelos que pesan menos de 50 kilos están siendo echadas de las pasarelas. Dicen que su delgadez proclama la anorexia como opción.

O sea que si comes como te gusta, eres un suicida que juega a la ruleta del colesterol. Y si te da la gana de ser esquelético, resulta que das un pésimo ejemplo. ¿Y si estás en el medio, te aproximas a ambos peligros?

¿Se dan cuenta de cuántos Everest de estupidez componen la cadena montañosa de los lobotomizados que gobiernan los medios y las modas, que son la misma cosa?
En la era dizque del individuo la dictadura de los colectivos pro cualquier cosa es más insoportable que nunca.

Si fumas, te tratan como apestado. Y los atletas de lo correcto te cuentan cómo es que dejaron el vicio y lo bien que se sienten habiendo recuperado el paladar, para sentir los manjares que no comen, y el olfato, para oler las flores que jamás visitaron.

Pero, eso sí: si fumaste cigarrillos light sabiendo que esa era sólo una palabra, ahora puedes enjuiciar a la tabacalera que te dio tu ración de nicotina. Alguito te tocará en el reparto de ese cinismo de masas.

Si no haces ejercicio como recomiendan los que no tienen otra cosa que hacer, eres un réprobo y viene la inquisición de los mandiles percudidos a decirte que no, que está muy mal, que el infarto está a la vuelta de la esquina como un yunque esperando tu esternón.

Si no tomas magnesio, te puede ir mal. Si no te embutes algunas hierbas asquerosas, yogures que saben a nieve con grumos, tés de un verde dudoso, estás en contra de la corriente.

Te cuidan el cuerpo los mismos medios que te llenan el cerebro de extremas versiones del descerebramiento.

Está prohibido comerse el coral de las conchas. Pero está permitido –y estimulado– ver el noticiero de Canal 4 y sus hemorrágicas transmisiones en muerto y en directo.

Está casi interdicta la cafeína por la noche pero nadie le impide a Luis Delgado Aparicio aparecerse a las 11:20 de la noche, próxima ya la hora favorita de Bela Lugosi, contando a gritos la supuesta lista amatoria de una ex primera dama. ¿Cuántos insomnes crónicos puede dejar una aparición así?

Si me como un tocino en el desayuno, mi arteria carótida será una manguera pisoteada por un búfalo. Pero si leo a Iván Thays, ¿cuántos colgajos de uniones neuronales podrán aparecer en mi próxima tomografía?

Los derechos del individuo están desapareciendo en este estalinismo de lo banal que fomentan los medios de comunicación. Y como la futileza cuesta menos que la sutileza, todos deben asistir a la bicicleteada de los scouts, que son tan brutos que deben señalar cada árbol para no perderse.

O a la maratón de alguna radio que camina detrás de las AFP. O a la boda masiva para que te regularicen. O a Punta Cana si quieres pasarla bien. O al quirófano de algún pistaco autorizado que te quite el vientre que tanto te costó adquirir.
Qué miedo da ser uno, estar a solas, no seguir la mancha de las cervezas en verano y las infusiones del invierno.

Qué desprestigio tiene hoy el individuo, el yo sublevado –aunque fuere en silencio–, el ermitaño de a pocos si me permiten esta paradoja.

Qué difícil es para quienes dan los primeros pasos no disolverse en el coro de los adocenados: mucho Internet, odios de blogs, desinformación respecto de todo lo que realmente importa.

Si escribes y odias el márketin, si no te aburrió Ribeyro pero sí Titanic en el cine, si no te sumas a las grandes sumas, si no tienes tarjeta de la tienda Tal, si adelgazas porque te gusta o engordas porque no puedes evitarlo, te espera un mundo hostil: un enjambre de jueces darán su veredicto en nombre de tu salud y sólo por tu bien.

agosto 9, 2006

César Hildebrandt en Radio San Borja 91.1 FM

Filed under: Anuncios — cesarhildebrandt @ 2:39 am

César HildebrandtAhora César Hildebrandt en Radio San Borja 91.1 FM “Al día con Hildebrandt”
Con señal online!

[Anuncio] César en ATV

Filed under: Anuncios — cesarhildebrandt @ 12:02 am

César estará hoy a las 9 pm en el programa de Magaly Medina (ATV – Canal 9)

Blog de WordPress.com.