César Hildebrandt Blog

agosto 13, 2007

La falacia del “milagro chileno”

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 8:57 pm

(La Primera) La falacia del “milagro chileno”
En su libro “La mejor democracia que se puede comprar con dinero”, el periodista norteamericano Greg Palast –condecorado por el odio de todos los conformistas del planeta- recuerda, con pelos y señales, la farsa que los Chicago Boys (en Lima, los Chicago a secas) han metido en la cabeza de millones de incautos: la del “milagro económico” ocurrido entre los ríos de sangre de don Augusto Pinochet Ugarte.

Cada vez que alguien abre la boca para oponerse al aburrido libreto de la globalización, sale por allí un teólogo del “milagro chileno” y dice: Sssshhhhh, que están ofendiendo a Friedman, el santo patrón de Reagan y de Thatcher (pero antes de Pinochet).

Y la verdad es que no hubo ningún milagro con los Chicago Boys. Lo que hubo fue devastación.

Palast nos recuerda que en 1973 la tasa de desempleo en Chile era del 4,3 por 100. Diez años más tarde, subió al 22 por cien. Mientras tanto, en esos diez años de pinochetismo puro y neoliberalismo bidestilado, los salarios reales habían bajado 40 por 100 en su poder adquisitivo y la pobreza, que en 1970 era del 20 por 100 de la población, llegó a trepar hasta el 40 por 100.

Palast reconstruye:

“Bajo el hechizo de sus teorías (las de Friedman), el general eliminó el salario mínimo, ilegalizó los derechos de negociación de los sindicatos, privatizó el sistema de pensiones, rebajó sustancialmente todos los impuestos sobre la riqueza personal y los beneficios empresariales, recortó el empleo público, privatizó 212 empresas propiedad del Estado y 66 bancos… El general hizo marchar a su nación por el sendero “neoliberal” (libre mercado), y pronto Thatcher, Reagan, Bush, Clinton y todo el planeta seguirían su ejemplo…”.

Hubo más. Los Chicago Boys, que tomaron Chile como el conejo de un laboratorio, convencieron a Pinochet de que desregulara la banca y vendiera la que pertenecía de algún modo al Estado. Pinochet lo hizo y añadió un 40 por 100 de rebaja sobre el valor real.

¿Y qué pasó? La banca cayó en manos de dos grandes especuladores: Javier Vial y Manuel Cruzat, quienes “desviaron fondos para comprar a todos los productores y entonces mejoraron estas empresas con préstamos de inversores extranjeros que anhelaban conseguir su parte de los regalos del Estado. Las reservas de los bancos se llenaron de títulos falsos de las empresas filiales… Hacia 1982 el negocio piramidal de Chile llegó a su fin. Los grupos Vial y Cruzat dejaron de pagar. La industria cerró, las pensiones privadas dejaron de tener valor, la moneda se hundió…”.

Fue entonces que la gente salió a las calles. Era mejor morir de bala que de hambre.

Pinochet despidió a los Chicago Boys y, bajo una presión social que ni los tanques intimidaron, autorizó un programa para crear 500,000 empleos públicos e impuso una ley que limitaba la entrada del capital extranjero en la banca.

Fue Keynes, entonces, y no Friedman el que salvó a Chile. Keynes y un poco de socialdemocracia pinochetista, así como lo oyen.

Porque para salvar el sistema de pensiones, quebrado por los Chicago Boys, Pinochet nacionalizó los bancos y parte de la industria a una escala que Allende no hubiese podido imaginar. “El general expropió a su voluntad, ofreciendo modestas indemnizaciones o ninguna”, recuerda Palast.

Este es el capítulo chileno que los conservadores peruanos no quieren que recordemos.

Y menos quieren que recordemos que cuando todo se reprivatizó, los militares vetaron la privatización del cobre (el 30 por ciento de los ingresos por exportaciones). Recordemos que esas minas que conservó la derecha neoliberal de Chile habían sido confiscadas por Allende a la Anaconda y a la Kennecott. “Fue el regalo póstumo de Allende a su país”, dice Greg Palast justicieramente.

Si la agricultura modernizada es una segunda explicación del progreso chileno, volvamos a escuchar al brillante Palast: “Según el profesor Arturo Vásquez, de la Universidad de Georgetown, la reforma agraria de Allende, esto es la disolución de los estados feudales (que Pinochet no pudo resucitar por completo) dio lugar a una nueva clase de agricultores-propietarios productivos, además de operadores de empresas y cooperativas que hoy producen una oleada de ganancias… Pero para eso quizás se necesite a un gobierno socialista que lleve a cabo una reforma agraria”.

De modo que cuando alguien le hable del “milagro económico de Chile” no piense en los Chicago Boys ni en Milton Friedman necesariamente. Piense en Roosevelt, Keynes y un poco en Salvador Allende.

Y piense que la receta de los Chicago Boys, la pura y dura, ha sido tomada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional como brebaje planetario. Y por eso el mundo está en peligro de desplomarse echando espuma por la boca. Porque Friedman –que adoraba la Rhodesia racista que hoy se llama Zimbawe– siempre creyó que el Racumín hace milagros.

Anuncios

1 comentario »

  1. El modelo de Garcia es similar a los que se pretendieron en los años 80 es decir un modelo netamente exportador de materias primas con dependencia extranjera. El neoliberalismo de los 80 nuevamente ingresa a la escena politica de Sud America a traves de Peru y Colombia. Sin embargo estos modelos son los que han llevado a Chile a fracasar con los Chicago Boys y reestructurarlo todo a traves de la social democracia a partir de los 90 : cuando Pinochet se fue HABIA 40% DE INDIGENCIA. El Modelo de FUJIMORI-TOLEDO-GARCIA (F-T-G) es un modelo que aparentemente hacen ver que macroeconomicamente el modelo funciona pero choca con la imposibilidad de que la “teoria del derrame” funcione. Chile no es similar al modelo de F-T-G, no podria serlo ya que el modelo inversionista de Chile es mucho mas concentrado en el estado que el Peruano. Asi mismo Chile esta ‘recolonizando’ algunos de sus vecinos especialmente Peru donde tienen invertidos solo en energia y combustibles 5,300 millones de dolares a parte de industria, aviacion y puertos. Recuerdese que EDLNOR es Chileno, asi como EDEGEL PRIMAX , etc etc. Alan garcia pretende un neoliberalismo al clasico estilo de los 80 : estado minimo regulador y libertinaje para las empresas extranjeras inversionistas. Cosa completamente ya probada: un modelo obsoleto que traera muchos problemas a la larga.

    Comentario por G Jordan — febrero 4, 2008 @ 6:10 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: