César Hildebrandt Blog

agosto 9, 2007

Atacando a la Defensora

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 9:02 pm

(La Primera) Atacando a la Defensora
El Presidente de la República tuvo una referencia hostil en su discurso del 28 de julio. Fue su única aspereza y estuvo dirigida en contra de Beatriz Merino, la Defensora del Pueblo.

¿Por qué Alan García ataca en un discurso público a Beatriz Merino, nombrada por el Congreso a sugerencia del mismísimo García?

Porque la señora Merino le ha salido respondona. No le da la gana de quedarse quieta, no recibe instrucciones, no se calla cuando se lo insinúan y husmea en la boca del lobo como veterinaria dentista.

Acaba, por ejemplo, de decir una verdad monda y lironda en relación a la matanza del transporte terrestre de pasajeros. Ha dicho que el gobierno central no cumple, que los gobiernos regionales son negligentes y que el Ministerio de Transportes –es decir el anexo burocrático de Lan Chile– remolonea para hacer cumplir el llamado Plan Tolerancia Cero –o sea el Plan Cero Balas en cuanto a efectividad se refiere–.

Y, claro, eso no le ha gustado al gobierno. Con lo que surge la pregunta: ¿Cuántos muertos necesita el doctor García para actuar y declarar en emergencia el transporte público, como lo recomiendan todos los que saben algo del tema?

Tampoco le gustó al gobierno que hace unas semanas la Defensoría no se plegase al rugido de la barra brava derechista, que pedía bala y palo, palo y bala, para los descontentos del sur y del oriente. Así que mientras los Farah –tránsfuga dixit– y los periodistas que se meaban cuando los de Fujimori demandaban la sangre que impone el orden y los difuntos que escarmientan a la cholería, la doctora Merino hablaba de conflictos sociales utilizados por el ultrismo y de desatenciones viejas que tenían que estallar para sorpresa de nadie.

La prensa de la mafia la mordió de inmediato: defensora caviar, le dijeron.

Pero es que la Defensoría está hecha para sacar la cara por los más débiles –o sea, la mayoría– y no para repantigarse en la platea del gobierno, que es lo que hace, por ejemplo, el contralor general Genaro Matute, que no deja de hacer el muertito en la playa de Los Pavos –y en pleno invierno, qué temeridad–.

La Defensoría sólo puede dar consejos y valerse de la persuasión. No tiene ninguna facultad coercitiva, así que su poder es simbólico y su autoridad, moral.

Pero, claro, friega un poco que la doctora Merino no cante, como quiere el doctor García, los pollitos dicen pío-pío-pío cuando tienen hambre, cuando tienen frío. Que eso es lo que cantan las Chichis en la tele (de noche), la mariconada en la radio, los ayayay en las columnas, los capos chilenos ante las chicas vips, la Maritornes de nuevo en la tele (de día), los borroneados en el Congreso, los rabos de paja en la Tiendecita Blanca, la mugre en el cuché y el propio Garganta de Lata ensayando para ser ministro, que es lo único que falta para que seamos una sucursal de Santiago de Chile.

Nos dicen que hay una bolsa minera para desbarrancar a la Defensora si sigue metiendo sus narices en los asuntos de la gran minería y el medioambiente. Ya algunos voceros del billetón han disparado. Y en el gobierno corre el rumor –para justificar lo que pueda venirse– de que la Merino está corriendo unos planillones para ser candidata en el año 2011.

Guerra avisada no mata a gente, como dice don Jorge del Castillo. Y él sabe de qué se trata todo esto.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: