César Hildebrandt Blog

enero 16, 2007

Camisa de fuerza

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 6:51 am

(La Primera) Camisa de fuerza
Bajo el sello de la Presidencia de la República apareció el domingo último un aviso firmado por Alan García –así, Alan García a secas– cuyo contenido debería ser examinado por una junta médica.

Hay síntomas cada vez más claros de que los problemas del doctor García, presidente constitucional de la República, se están agravando y el texto en referencia es una de esas dolorosas pruebas.

Ya no hablemos de lo ininteligible de algunos de sus párrafos ni de su puntuación inexistente (“…el cual (el pueblo) responde por inmensa mayoría más sanción y energía contra los delitos atroces”); ya no aludamos a sus inconsistencias de género (“la violación… seguido de muerte”); ya no nos ensañemos con su chabacanería (“… ”no puede argumentar” en vez de “no se puede argumentar”) ni con sus comas sustituyendo al punto seguido y complicando todo el sentido del último párrafo (“… está y estará la voluntad mayoritaria del pueblo, es doloroso que mientras el 85% de la población…”). Ya no hablemos, en suma, del carácter –formalmente indigno de la investidura presidencial– de ese mamarracho presentado como  tesis personal.

Hablemos, más bien, de lo que encierra, como significado, el aviso publicado en la página 5 del diario Correo. Por encima de nuestros compromisos internacionales adquiridos en la asamblea constituyente que presidió Haya de la Torre, más allá de lo formulado por el Tribunal Constitucional en relación a la pena de muerte, acusando a “la clase política”, es decir al Congreso que ya rechazó su propuesta, de estar “de espaldas al pueblo” y “de intentar bloquear su voluntad”, un Alan García bonapartista se yergue, otra vez, como el mesiánico guía de las multitudes y su único intérprete posible.

Llega a decir el texto presidencial que por encima de la Constitución “está y estará la voluntad mayoritaria del pueblo”, sin recordar que la juramentación protocolar del cargo lo obligó a invocar a Dios para prometer que respetaría la Constitución y las leyes.

Este anuncio de golpe de Estado blanco y unipersonal, este delirante salto a la garrocha por encima de todo el ordenamiento jurídico, no han tenido, por parte de la oposición, una respuesta adecuada. Es más, no han tenido ni siquiera una respuesta. Y de esa ausencia inmensa de oposición y crítica se aprovechan el doctor García y sus fantasmas, el doctor García y su vocación de zarpazo, el doctor García y su creencia de que todos somos sus súbditos, sus humoristas destajeros, sus Madeinusa consultadas y los pobres diablos que sólo le piden permiso para seguir adulándolo –o tragándose ya no sapos sino tiranosaurios, como es el caso del respetable y muy estoico doctor Jorge del Castillo–.

Por encima de la Constitución no puede estar nadie. Sus mecanismos de modificación están debidamente formulados y no pueden ser reemplazados por ocurrencias noctámbulas. La Constitución es, por ende, una camisa de fuerza. Felizmente.

l l l
He recibido una tercera citación de la trigésima fiscalía en lo penal de Lima pidiéndome algo que no puedo dar: los disquetes de un audio que contenía la conversación entre Genaro Delgado Parker y Fernando Olivera y que difundí en el occiso programa de Canal 2. Consta en la grabación de ese programa que en el mismo, en vivo y en directo como se dice, entregué esos disquetes a quien era, en ese momento, un pulcro fiscalizador. Me refiero al hoy mascota del doctor García, el señor Velázquez Quesquén. Su oficina los tiene y se niega, al parecer, a entregarlos al ministerio público. Y como Velázquez Quesquén se niega, el ministerio público me amenaza con denunciarme “por la comisión del delito de resistencia y desobediencia a la autoridad, contemplado en el artículo 368 del código penal… ” No sé –ni me interesa– si esos disquetes son “de primera generación”, como se señala en la citación. Lo único que sé es que son los únicos que tuve y que fueron esos los que difundí. ¿Podría la doctora Adelaida Bolívar impedir la continuación de este abuso jurisdiccional? ¿O se trata de fregarme a toda costa?

Anuncios

22 comentarios »

  1. Un paìs que no lee, un paìs que no piensa. Què opina el Perù?. Todos los dìas el fiambre noticioso, chatarra, ha intoxicado las neuronas de la gente. Me temo , estimado chato, que aras en el desierto. Por otra parte, què ha pasado con los asiduos a este blog?, se han ido de vacaciones o què?

    Comentario por Oriente Peruano — enero 18, 2007 @ 11:57 pm | Responder

  2. es cierto aras en sechura chato la gente ya esta arta de ataques ,insultos …..
    al final con el tiempo te daras cuenta creo q ya lo estas haciendo y por cierto si quieres seguir figurando anda ps al programa de magaly quizas ahi te den cabida ademas ya fuiste un par de veces para hablar de vedettes
    sino seguiras en la primera ps chato byee

    Comentario por will_hi5 — enero 20, 2007 @ 12:46 am | Responder

  3. El pueblo peruano tiene lo que se merece… mientras sigan sumegido en la ignorancia, cualquiera llegara al poder y hara de ellos los que les plazca.

    Solo un pueblo culto y educado puede dicernir mejor a la hora de ir a las urnas, son decadas de periodismo basura, en vez de proponer penas de muertes y leyes de la epoca de los dinosaurios, lo que tiene que empezar hacer este gobierno es eliminar tantos periodicos basura, que ayudan a fomentar sueños oscuros dentro de los peruanos.

    La mejor epoca de España fue cuando estuvo al poder Franco y de Chile aunque muchos discrepen cuando Pinochet, es hora de que en Peru se levante un Franco o un Pinochet.

    Comentario por Estrella — enero 20, 2007 @ 11:36 pm | Responder

  4. Quizá a Estrella no le falte razón en eso de que el pueblo tiene lo que se merece. Ella misma sin duda merecería ser aplastada por una dictadura cruel y despiadada como las que alaba. Por otro lado, su comentario, tan absurdo como mal escrito, evidencia que no sabe lo que dice.

    Comentario por Diego de Triana — enero 21, 2007 @ 2:11 am | Responder

  5. En alguna marcha de protesta gritaban a todo pulmon “CABALLO LOCO YA VA A CAER” que tan cierto sera este sobrenombre que le han dado desde su anterior gestion al Seños Garcia.

    Con tantos antecedentes, incluyendo criminales este Señor fue elegido Presidente, no habia mas nadie? o el coeficiente de los peruanos solo dio para el resultado que estamos viendo ahora.

    Su elocuencia como siempre he dicho hipnotiza a cualquiera, a parte de que se sabe marketear y es todo un show man, pero el HISTORIAL que el tiene y desde la epoca en que era gran amigo de el Emerretista Campo Polay. (si no me equivoco de nombre) deberia pesar mucho mas antes de prestarle atencion a sus ideas salidas de algun momento de cambio de personalidad.

    Comentario por Marti — enero 23, 2007 @ 10:29 pm | Responder

  6. Alguna vez en la Republica Peruana, a existido la “Libertad de Prensa”?, a mi parecer “NUNCA”.

    Podran pasar 100 años mas y seguiremos debatiendo sobre el mismo punto.

    Que se puede hacer para que haya un cambio definitivo en este maravilloso territorio Andino?

    Comentario por Made — enero 23, 2007 @ 10:33 pm | Responder

  7. No se puede pedir peras al olmo, asi lo dice el referente popular. Haber quisiera que alguien me refute si no es cierto que el actual Mandatario ha entrado al poder por ser un grandisimo mafioso, quién junto con el sinverguenza de Jorge del Castillo, anularon mesas a la Dra. Lourdes. Para que de esa manera el Sr. Garcia pase a la segunda vuelta. Pero como los peruanos tenemos poca memoria de su gobierno pasado y los desastres que dejó; nos tendremos que conformar con este Señor que necesita litio, creo yo, para que pueda hacer las cosas de una manera correcta para el bien y beneficio de las grandes mayorias de nuestro país.

    Comentario por JULIUS — enero 24, 2007 @ 12:24 am | Responder

  8. sigue soñando con la tia lulu julius porque tu sigues esperando “un mundo para julius” ajjajajaj
    iluso sigue adelante nomas

    Comentario por toto — enero 24, 2007 @ 2:31 am | Responder

  9. Desde que tengo uso de razon escucho y/o leo que todos se quejan del gobierno de turno.Particularmente,creo que las relaciones entre los seres humanos obedecen a intereses de grupo,o clase social.Sinembargo,en el pueblo peruano en general se dan ciertas caracteristicas que me parecen recaen mas en el campo de estudio de la siquiatria .La indolencia andina,tan citada por poetas y escritores,por ejemplo,nos da la impronta que no es luchador,y menos orgulloso.Un amigo me decia que las famosas frases del antiguo incanato :no seas ladron,no seas mentiroso,y no seas ociso,como saludo ,nos dan la medida del esfuerzo que tuvieron que hacer las clases gobernantes del Incario.Y prueba de esto,es q el imperio se fracturo casi instantaneamente.El rencor,el individualismo,la actitud cainita,y el oportunismo de clan definitivamente no estuvieron ausentes en la debacle imperial.Hoy dia la historia se repite.

    Comentario por Dante — enero 24, 2007 @ 4:29 pm | Responder

  10. Dante, por esa sencilla razon, se tiene que de alguna manera u otra cambiarle la mentalidad al pueblo Peruano que durante decadas se a mantenido en el mismo ciclo, ya que parece que es lo unico que conoce….

    El individualismo, el rencor, el oportunismo han estado presente desde la era cavernicola, aun asi, muchos pueblos lo han superado.

    No se puede generalizar sobre “los Andinos”, con respecto a eso te equivocas, tenemos el ejemplo, de Ecuador y Bolivia que han derrocado a varios gobiernos por no mantener, ni cumplir sus promesas electorales.

    Lo que esta sucediendo en el Peru es que muchos han perdido su identidad, ya no saben ni quien son, ni porque luchar, deberiamos seguir el ejemplo de los Arequipeños; cuando se proponen algo lo logran, ese tipo de union es el que se debe copiar.

    Finalmente no es solo quejarse, como tu lo expresas es levantar la voz, las opiniones que podrian despertar a ese “LEON DORMIDO”.

    Comentario por Made — enero 24, 2007 @ 9:26 pm | Responder

  11. ¿Y QUÉ ESTÁ PASANDO EN CHANCHAMAYO QUE LA AYUDA GUBERNAMENTAL NO LLEGA? MIENTRAS EL PRESIDENTE SE TOMA FOTOS AQUÍ EN LIMA CON SUS AYAYEROS Y LUCE VISIBLEMENTE FELIZ, NUESTROS HERMANOS DE CHANCHAMAYO ESTÁN PRACTICAMENTE EN LA RUINA Y CON EL PELIGRO DE ALUVIONES Y EL RIESGO PARA SUS VIDAS. Y TODAVÍA TIENEN EL CINISMO DE PEDIRLE POR ENÉSIMA VEZ AYUDA A LA CIUDADANÍA. SI HACE APENAS UN MES NOS ESQUILMARON CON EL CUENTO DEL PROGRAMA “SEMBRANDO”. Y A PROPÓSITO ¿EL PROGRAMA “SEMBRANDO” NO SERÍA DE MUCHA AYUDA EN ESTOS MOMENTOS DE DOLOR PARA CHANCHAMAYO? ¿DONDE ESTÁ LA PRIMERA DAMA PILAR NORES Y SU “NOBLE LABOR SOCIAL”? ¿DÓNDE ESTÁ LA “ALTÍSIMA DIGNIDAD” DE LA “ESPOSA” DE NUESTRO ACTUAL MANDATARIO? “…LA SEÑORA PILAR ESTÁ AQUÍ Y CIERTAS COSAS NO LE LLEGAN…” AFIRMÓ NO HACE MUCHO SU “ESPOSO” PONIENDO EL BRAZO EN ALTO. TAL VEZ SE REFERÍA A QUE EL SUFRIMIENTO DE SUS NO COMPATRIOTAS A ELLA NO LE LLEGAN, LE RESBALAN. A ESTAS HORAS IMAGINAMOS A LA NOBLE, DESINTERESADA, HUMANITARIA (SOBRE TODO HUMANITARIA, EXIGIENDO LA PENA DE MUERTE) Y MUY HONRADA CORDOBESA – DE ARGENTINA, NO ESPAÑA- CONTANDO DÓLAR POR DÓLAR LOS MAGNÍFICOS DONATIVOS QUE EL PERÚ Y EL MUNDO DEPOSITARON -Y SIGUEN DEPOSITANDO- CÁNDIDAMENTE PARA SU ONG. OJALÁ ÉSTOS SEAN MUY PROVECHOSOS PARA SUS REALES Y MUY ENCUBIERTOS BENEFICIARIOS. SI LA FAMILIA CRECE DE LA NOCHE A LA MAÑANA, Y LO QUE SE CREÍA QUE ERAN CINCO SE CONVIERTEN EN SEIS, HAY QUE PENSAR EN EL FUTURO ¿NO LO CREEN?

    Comentario por zoilita_19 — enero 27, 2007 @ 4:58 pm | Responder

  12. deberíamos ser como los arequipeños que cuando se proponen la hacen, vamos, seamos todos como los arequipeños… de lejos son la región más desarrollada de nuestro país, la que crea más puestos de trabajo, la que genera mayor producción y exportación, la que gracias al comportamiento sensato de su gente nunca destruye nada, al contrario, son gente que con su comportamiento promueve proyectos de desarrollo, ellos jamás hacen las cosas a lo bestia y gracias a que son así, su región es el paraíso, y gracias a ello eligieron al genial Guillén como presidente regional… un hombre de intachable pasado, nunca hizo trafas cuando fue alcalde, su gestión edil fue todo un ejemplo a seguir… jejeje es un angelito!

    Comentario por Arequipa Total — enero 30, 2007 @ 2:39 am | Responder

  13. regionalismo como el de arequipa? no ayuda en nada total mas de la mitad de arequipeños son descedientes de migrantes quechuas y aymaras q al final van a decidir el futuro de esta linda ciudad… y lo q opinan de alan garcia al final el titere de la derecha y de los empresarios q se creen dueños del pais pero no hay mal q dure 100 años…..
    DEBEMOS SER SOLIDARIOS CON LOS NECESITADOS SIN HACER PROPAGANDA POR ELLO Y NO ESPERAR NAVIDAD CREYENDO Q CON UN REGALO A NIÑOS POBRES AYUDAMOS..
    Etc etc….

    Comentario por carlos — febrero 1, 2007 @ 6:25 pm | Responder

  14. Ponerse a anlizar a García, es continuar perdiendo el tiempo, él es producto del Apra que nacio para servir de catalizador político, primero se opone a toda clase de injusticía social y posteriormente sirve de acelerante al continuismo. Recordemos a su fundador con Odria y se parece mucho a García con la delicuencia de los años 90. La pregunta de fondo es…¿ Que estamos haciendo los peruanos, con nuestra historía, al concurrir a comicios, donde la alternativas eran, por un lado un candidato, acusado de crimenes de lesa humanidad y por el otro, García ?. Es cierto que esto no es nuevo en nuestra historía reupublicana; pero tambien es cierto que ya debemos a comenzar por erradicar la podredumbre de la cosa publica y política de nuestro país.

    Comentario por hernando — abril 5, 2007 @ 10:47 pm | Responder

  15. Oh wait. Yes, I have. I’m sorry, but I just don’t have it in me right now to type it all out again. Besides, it was just ramblings anyway. You didn’t want to hear me go on and on about this, right?

    Comentario por Boy George — mayo 23, 2007 @ 12:24 pm | Responder

  16. COJUDO SIN PERSONALIDAD, ESCRIBE EN CASTELLANO

    Comentario por LOCO-LITIO-BOMBARDERO — mayo 23, 2007 @ 5:22 pm | Responder

  17. Comentario por Nino — mayo 30, 2007 @ 1:20 am | Responder

  18. Comentario por Nino — mayo 30, 2007 @ 1:21 am | Responder

  19. LOS APRISTAS SON OTRA LACRA MAS DE ESTA SOCIEDAD CORROMPIDA HASTA LA MÉDULA.

    Comentario por Peru Re - Evolución — agosto 9, 2007 @ 6:40 pm | Responder

  20. SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    Comentario por Peru Re - Evolución — agosto 12, 2007 @ 1:20 am | Responder

  21. La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    Comentario por José Jarne — agosto 14, 2007 @ 4:00 pm | Responder

  22. Sin querer faltar el respeto a los lectores, pero si nos detenemos un poco y observamos la actitud y expresiones de nuestro querido señor presidente de la republica, nos daremos cuenta que este señor esta creando mas desorganizacion y por tanto mas sufrimiento a nuestros sufridos hermanos del sur. No tiene la mas minima idea de lo que significa una tragedia, a pesar de haber estado en la zona, sus sentimientos no afloran, mas bien se desfloran, y lo dicen sus palabras, pedir que en medio de la tragedia se dea conciertos, es no entender que todavia el dolor humano esta a flor de piel, hay almas quebradas, hay muertos que todavia no se encuentran, la gente sufre y no hay lugar para REIR, salvo para el, que nunca perdio nada y que incluso en el peor momento de su vida, vivio en Paris escondido en un departamento con todas las comodidades. Lamentablemente lo elegimos en bien del MAL MENOR, pues ya vemos a quien lo tenemos.

    Comentario por JAIME RAMOS M. — agosto 24, 2007 @ 7:10 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: