César Hildebrandt Blog

enero 13, 2007

Enamorado de la muerte

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 6:47 am

(La Primera) Enamorado de la muerte
El doctor Alan García está enamorado de la muerte. Ahora dice que, aunque sea solo, luchará por imponer la pena capital a los violadores y a los terroristas.

Lo que no dice es que él ya aplicó la pena de muerte informal a 261 terroristas rendidos y esgrimiendo trapos blancos. Él era el comandante supremo de las Fuerzas Armadas cuando éstas decidieron poner en práctica la doctrina de tierra arrasada que fundara años atrás el generalísimo Clemente Noel Moral, el que le echó gasolina a la hoguera de Ayacucho.

García fue el autor intelectual y Mantilla –la bisagra con el montesinismo de aquel entonces y el de ahora– el veedor, ¿recuerdan?

En cuanto a que “aunque sea solo”, se trata de otra mentira salida de ese géiser de mentiras que es muchas veces la boca del señor presidente constitucional de la República. Él sabe que la mayoría de la gente está con la pena de muerte, que a las multitudes que lo escuchan prometiendo cosas se les haría agua la boca si aquí ahorcaran, inyectaran o balearan a los terroristas pescados infraganti (como aquellos de Ayacucho que acaban de soltar después de difamar) y, más aún, a los violadores como el Monstruo de Armendáriz, cuya culpabilidad se decretó por el testimonio de un turronero.

Es que el doctor García, que necesita su ración de antilitio con urgencia para que la euforia no le haga una mala pasada, interpreta a las muchedumbres hambrientas como nadie. Sólo él puede entender su apetito de muerte, su preferencia por los atajos legales, sus ganas de reproducir la experiencia de Ilave –alcalde lapidado por la justicia popular– a lo largo y ancho del país, como dicen los locutores de Radio Nacional. Sólo él y Lourdes Alcorta, embajadora plenipotenciaria de la muerte, pueden captar la urgencia popular de distraerse como lo hacía el populacho francés cuando lo del Terror. Sólo el doctor García y Giampietri, ese Grau al revés, saben qué es eso de la justicia calibre 7.65 y qué el castigo de Dios con silenciador.

¿Qué pasa con el doctor García y la muerte?
A su partido le fusilaron por la vía del linchamiento uniformado a unos tres mil militantes. Los apristas mataron a 18 militares del cuartel O’Donovan, a Sánchez Cerro, a los esposos Miró Quesada en 1935, a Pancho Graña en el 45 –y hay un pequeño etcétera que permanece en la ambigüedad histórica–.

¿Esa es la muerte de la que está enamorado el doctor García? ¿Esa es la levadura de la que emana su discurso? ¿Quiere que recordemos esos años de barbarie, cuando el Apra quería cambiar el país y mataba para lograrlo? ¿Y quiere que lo recordemos hoy, cuando, superado el quinquenio 85-90, el Apra ni mata –felizmente– ni quiere cambiar nada? ¿O será el recuerdo del grupo Rodrigo Franco, el que mató a Saúl Cantoral y estaba dirigido desde el ministerio del Interior con la anuencia presidencial, el que atormenta y aproxima a la idea de la muerte, como si de una pesadilla se tratara, al doctor García?

Este obseso por la muerte debería preocuparse por la mortalidad infantil, que es una pena de muerte de clase. O de la muerte de los ancianos abandonados, que es una sentencia social. O la muerte lenta de los niños contaminados por el plomo minero, que es un veredicto del sistema. O de la muerte de los tuberculosos que siguen muriendo, lo que es un fallo casi arbitral del ministerio de Salud.

Tal vez sea que, para tranquilizar su conciencia, el doctor García quisiera ver hecha ley de la república la que fue ley salvaje de sus esbirros en el Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara. ¿Habría así una limpieza retroactiva de su memoria, doctor García?
La pena de muerte estará siempre asociada a su inutilidad absoluta, a su crueldad siempre posible y a la estadística posibilidad de haber sido impuesta por error, racismo o apresuramiento. La pena de muerte es un asesinato estadual que ensucia el concepto mismo de la autoridad. Y, por último, la pena de muerte siempre será auspiciada por locos, fanáticos y criminales encubiertos de diversa índole.

Cuando la revolución francesa condenó a Luis XVI a la guillotina, el diputado jacobino Louis Legendre propuso que, luego de la ejecución, el cadáver del monarca fuera dividido en 82 trozos para que cada una de las provincias de la naciente república recibiera el suyo. La moción fue rechazada por excesiva. Como nos lo recuerda Vicente Vega, Legendre había sido un hábil carnicero parisino.

Anuncios

14 comentarios »

  1. Pena de Muerte? para quienes? lo que se le a olvidado a Alan Garcia es en muchas ocasiones los politicos de turno, incluyendolo a el han aterrorizado y violado al pueblo peruano con su
    acciones…. la lista de los delitos cometidos por el actual Presidente del Peru es muy larga y a este individuo tiene una gran cola de paja.

    Desde principio de la historia del mundo han existido las cortinas de humo y los Apristas son especialistas en la materia, comiencen a gobernar al pais con cordura y hagan el trabajo para el que fueron elegidos, par de ineptos.

    Comentario por Estrella — enero 20, 2007 @ 11:47 pm | Responder

  2. Estoy en contra de la pena de muerte. Me parece un sin sentido y un enorme retroceso del Perú en esta discusión. Ya era de esperar que un gobierno aprista haya traiado esta incivilizada propuesta.

    El Estado no debe ser criminal de los inocentes, perseguidos, calumniados…y en último de los casos ni siquiera de los criminales.

    Comentario por Marco Flores Sánchez — enero 23, 2007 @ 9:12 am | Responder

  3. Las leyes actuales, las cuales para muchisimos crimenes son bien severas, son las que se deben estar aplicando a cada reo, no solo hay que subirle la nota a los maestros y evaluarlos a ellos, sino mucho mas a los jueces que tienen en su poder el hacer cumplir estas leyes; los mismos estan mas preocupados por el salario que reciben y los beneficios y no en hacer un TRABAJO EJEMPLAR.

    Hay miles de egresados, que podrian ejecutar esta labor al 100% y con 20 de nota. Cargos tan estrategicos e importantes para la seguridad del pais, no deben ser sorteados como loteria entre partidarios o amigotes….

    Empiecen a limpiar al “PODER JUDICIAL”

    Comentario por Made — enero 23, 2007 @ 10:13 pm | Responder

  4. Existe en el Perú muchas personas muy capaces. Pero para que trabajen, tienen que estar con el APRA necesariamente.

    Comentario por JULIUS — enero 24, 2007 @ 1:13 am | Responder

  5. Nuestro presidente debería tambien pasar por un examén pero psicológico.

    Comentario por JULIUS — enero 24, 2007 @ 1:18 am | Responder

  6. alan garcia se ha ido a esconderse a piura de los escandaletes de sus secuaces

    Comentario por ALFREDO — abril 13, 2007 @ 6:55 pm | Responder

  7. POCO A POCO EL PACTO APRISTA-FUJIMONTESINISTA SE DESMORONA POR SU PROPIO PESO

    La semana pasada, Fernando Rospigliosi, uno de los principales expertos en el tema del narcotráfico, afirmó que la titular del Ministerio Público ha tenido actuaciones sospechosas, como por ejemplo cuando removió a la fiscal Luz Loayza de unos casos sensibles que investigaba.

    El ex ministro citó entre sus fuentes al confeso narcotraficante Jorge Chávez Montoya, quien afirma que el presunto nexo en las maniobras polémicas es el esposo de Bolívar, el coronel de la FAP (r) Luis Ávila, quien supuestamente está ligado desde tiempo atrás al connotado mafioso Fernando Zevallos.

    “Estas imputaciones, que obedecen a una campaña de demolición moral, no sólo agravian mi honor y el de mi familia, sino ponen en tela de juicio la autonomía e imparcialidad con la que el Ministerio Público viene enfrentando este flagelo de la sociedad”, enfatizó Bolívar al pedir que se la investigue.

    Rospigliosi lanzó las insinuaciones después de que Bolívar, en una medida que provocó escándalo, autorizó procesarlo como supuesto asesino de dos personas que murieron en enfrentamientos con la Policía durante una revuelta en Arequipa cuando él era ministro del Interior.

    La fiscal, como primer paso para la investigación en contra, autorizó que se le levanten el secreto bancario y la reserva tributaria.

    Comentario por realidad peruana siglo XXI — mayo 3, 2007 @ 6:09 pm | Responder

  8. el apra estuvo directamente vinculado al asalto de negocios japoneses enel cuarenta. quien dio la orden de apoyar esa campanha racista? ni mas ni menos que “la luz del aprismo” el “genial” haya de la torre, quien dcho sea de paso, nos regalo con su mamotreto filosofico “espacio tiempo historico”. entendiendo a esa mente atrofiada podremos comprender mejor al gordinflon demagogo que nos gobierna en el 2007. y alpueblo que lo eligio.

    Comentario por Jose Luccino — mayo 8, 2007 @ 2:12 am | Responder

  9. Obviamente nosotros como PERUANOS sabemos la situación de nuestro país (así sea superficialmente o no) somos concientes de la existencia de diversos problemasque nos afectan a todos.
    Por otra parte, cuando pertenecemos a un mundo, estilo de vida o cultura (como lo quiera llamar) que vaya de acuerdo con gustos musicales, estética corporal, filosofía, formas depensar y actuar…etc. Tenemos que saber algo muy importante como el origen de nuestras creencias, por ejemplo: NOSOTROS NO SOMOS CRISTIANOS !!!!!NI CATOLICOS !!!!! NI PUTOS CURAS!!!! ……. SOMOS UNA RAZA QUECHUA…….ESTA RAZA QUECHUA QUE ES UN LEGADO DE NUESTROS ANTEPASADOS Y QUE HOY RENACE POR la inconformidad de los pueblo, como una forma de protesta que se convirtió en un estilo de vida como forma de rechazo continúa alas injusticias, violencia, corrupción y los engaños que trajeron esta sucia iglesia cristiana… etc.
    Actualmente ¿¿¿¿¿¿Qué paso??????¿¿¿¿Donde esta el inconformismo???? ¿¿¿¿Acaso se quedo en nuestras bocas y de hay no sale???? O quizás los jóvenes se están convirtiendo en unos fachosos,rebeldes sin causa….¿¿¿¿Dónde están las caras pálidas y ojerosas como símbolo de muerte a la corrupción????
    Esta claro que aquí en NUESTRO QUERIDO PERÛ no existe la justicia con los ojos vendados, una balanza en la mano y las leyes hachas por el pueblo en la otra.Esta virtud social a sido reemplazada por los cerdos que van en busca de poder individual mediante la corrupción.
    No podemos permitir que los padres estén asesinando a sus hijos, o que malditos enfermos los estén violando. No podemos permitir que los niños estén trabajando en la calle. No podemos permitir que la salud y la educación sea un privilegio para los que tienen plata. No podemos permitir que niños de los andes sean separados de sus padres por esos terroristas q los llevan ha adiestrarlos en su ideología podrida. No podemos permitir que los jóvenes se estén suicidando o hundiéndose en el mundo de la droga. No podemospermitir que nuestras mujeres y niñas sean prostituidas o que los viejos estén muriendo en las calles como seres olvidados llamados desechables, también son humanos y mas que eso personas…

    TODOS TENEMOS LA RAZA INKA,RAZA QUECHUA

    No podemos permitir esto y muchas cosas mas que suceden a diario,si nos ponemos a analizar la situación las causas de todos estos problemas apuntan a esos sucios politiqueros, a ese sistema de policía corrupto y los malos gobernantes entre otras ratas oligarcas que van en busca de poder y dinero, por otra parte no esta gobernando un CEREBRO QUE GUIE A NUESTRA NACION HA SALIR DE LA POBREZA mas bien un APRISTA que siempre se le arrodillo a esos putos gringos, esclavistas extranjeros y ni que decir de los OPORTUNISTAS CHILENOS ….unos politiqueros que se arrodillaron ante los extranjeros que trajeron a vivir a nuestras ciudad a los delincuentes y los esta manteniendo mientras LOS VERDADEROS DUEÑOS (RAZA QUECHUA) siguen muriendo en LA MISERIA. La democracia en el PERU no existe, nos toca votar por los ricos que quien sabe quien o quienes botaron por esos delincuentes, esos sucios politiqueros que engañan a los ignorantes cambiando votos por regalitos pendejos.

    La policía nos esta golpeando a diario, pero como no!!! Si los forman como ratas inhumanas que le dan bolillo al que le dan la gana y no hacen si no joder a los pobres día a día, entre otras cosas le están metiendo impuestos a todo, como si todos tuviéramos la misma condición social…porque mas obstáculos para vivir???
    Cosas como estas deberían revivir a las culturas, a los jóvenes… en protección para las mujeres, ancianos y niños que son los más afectados, debemos luchar y no quedarnos quejándonos de palabra mientras nuestras vidas se consumen en sufrimiento por culpa de unos pocos inhumanos…somos mayoría,ellos sin nosotros no funcionan, Nosotros somos LA RAZA QUECHUA (PERU) y ellos son unos pendejos que aun no saben que el materialismo no es felicidad.

    ¡¡¡¡¡Que empiece la lucha por el pueblo!!!!!

    Obviamente uno solo no puede cambiar la situación, pero nos podemos unir, tenemos las bases suficientes para abrirle los ojos al pueblo y empezar a condenar al poder y corrupción que noslideran…somos el pueblo, no necesitamos poder para hacer las cosas bien y en beneficio de todos…únete!!! POR LA reivindicación de los verdaderos dueños de esta nación PERU(RAZA QUECHUA)
    Si eres O TE SIENTES UNO MAS DE LA RAZA QUECHUA, da tu opinión,expresa tus ideas libremente,también si sabes de alguna situación injusta o inhumana comunícalo es hora de actuar!!!

    HAIL PERU!!!!!

    Comentario por yawar tristitia — mayo 25, 2007 @ 1:19 am | Responder

  10. EL PERU ES UN PAÍS MESTIZO, TENEMOS LA SANGRE ANDINA Y TAMBIÉN LA EUROPEA, EN MENOR O MAYOR CANTIDAD ESA ES LA REALIDAD Y NO SE PUEDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO. ESO DE LA CULTURA INKA ESTA BONITO Y SIRVE PARA ATRAER TURISTAS PERO LA REALIDAD ES QUE DEBEMOS ACEPTARNOS COMO GENTE MESTIZA, MULTICULTURAL, ESA ES NUESTRA IDENTIDAD Y DEBEMOS ESTAR CONFORMES CON ESO. AHORA LO QUE DEBEMOS PREOCUPARNOS ES EN HACER PROGRESAR NUESTRO PAÍS Y DEFENDER NUESTRO TERRITORIO DE INVASORES EXTRANJEROS. ESO ES LO QUE DEBEMOS HACER LOS PERUANOS DE VERDAD Y DEJARNOS DE WEBADAS RACISTAS Y CLASISTAS, DEJEMOS ESO PARA EL MARICÓN DE RAFO LEÓN Y TODOS ESOS PITUKITOS MEDIOCRES QUE SÓLO SE ROBAN LA PLATA DEL ESTADO PERUANO. ¡VIVA EL PERU!

    Comentario por Peru re - evolución — julio 17, 2007 @ 8:14 pm | Responder

  11. EL DISCURSO DE CABALLO LOKO HABLA DEL 2011 CUANDO LAS PROTESTAS SOCIALES ESTAN A LA VUELTA DE LA ESQUINA.

    FUE UN MENSAJE A LOS EMPRESARIOS MAS QUE PARA EL CIUDADANO PERUANO. PECÓ DE SOBERBIO Y PREPOTENTE COMO SIEMPRE. NO VAMOS A PERMITIR QUE ESTE SINVERGUENZA LLEGUE AL 2011, LO DERROCAREMOS!!!!

    VIVA EL PERÚ!!!!

    Comentario por Peru Re - Evolución — julio 29, 2007 @ 8:01 pm | Responder

  12. SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA
    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    SOY

    UNA LOKA

    DE ATAR Y UNA

    PENDEJA

    Comentario por Peru Re - Evolución — agosto 12, 2007 @ 1:24 am | Responder

  13. La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    La fiesta del toreo es un arte, en el que toro y toreo se retan en las tardes de sol y moscas en un duelo de titánics en dónde el animal pone la bavura y el hombre la razón y el conocimiento. Desde esta perspectiva, y partiendo de la base de que el toro suifre pero el hombre también, es importante hablar y, lógicamente, saber de qué se habla. De lo contrario, es mejor callarse y marchar discreta y sigilosamente. Así evitaremos que se nos tache de ignorantes.

    Hace unos años, el Ajuntament de Barcelona ya intentó suprimir la fiesta de los toros en esa ciudad, y no lo consiguió. Ni lo conseguirá ningún politico que lo intenté.

    Aquella propuesta olía mal. Tan maloliente que casi me atrevería a decir que tras aquella decisión tan estúpida como trasnochada se encontraban los acólitos y simpatizantes de cierto líder político catalán (si es que se le puede calificar así, que lo dudo) de gafas rancias y bigote ajado.

    ¿Qué pretendían?, ¿Acaso aspiraban a convencernos de algo? Barcelona es una ciudad envidiable, sana y saludable… pero de ahí a que a los taurinos nos intentará vender esa moto va un abismo.

    Porque… una cosa es recomendar y otra prohibir. Basta recordar el Mayo de 68…Aconsejen, opinen, adviertan, pero, por favor, prohibido prohibir. Y menos todavía un espectáculo con una sabrosa tradición de más de dos siglos como es el arte de Cúchares.
    A ésos que se autodenominan anti taurinos, defensores a ultranza de los animales, ecologistas y no sé que más zarandajas, me gustaría preguntarles por qué no boicotean, por ejemplo, las peleas de gallos tan populares en las Islas Canarias, o la caza de ballenas y focas en distintas partes del mundo. Pero no. Callan y otorgan.

    Sepan ustedes que la existencia de la raza de toro de lidia va intrínsecamente ligada a la existencia de la Fiesta. O sea, sin toros, se acabó la fiesta. El toro bravo, ese animal bello y fiero, arrogante y bravo, viene al mundo en las dehesas castellanas, extremeñas o andaluzas con una exclusiva misión: retar al hombre en la plaza al son de un baile de titanics, como decía antes. Todo se vuelve tragedia y poder, fuerza y dominación.

    No perdamos la perspectiva. El toro bravo desafía al hombre en la plaza. Y este hombre, a veces de oro, otras de plata, se arriesga y se juega su vida cada tarde. Como reza la oda, a las cinco en punto en las tardes de sol y moscas.

    No sólo, pues, en esta bella tragedia sufre y padece el toro de lidia. El torero también. Su sangre se vierte en las plazas. Basta recordar al maestro Bienvenida, al inmortal Manolete o al malogrado Paquirri…

    Nadie duda de la crueldad de la fiesta, pero de ahí a que en las puertas de los alberos, en una soleada tarde de toros, a los aficionados se nos llame asesinos por ir a presenciar una corrida va un abismo. Eso ni es justo ni es de recibo.

    Pero aún iré más allá. Los anti taurinos (Más rebeldes y aburgesados que el resto de los mortales) han pensado que gracias a la Fiesta, ése, según ellos, horripilante y abominable espectáculo, hay muchas familias que pueden vivir. Y no me refiero precisamente a matadores consagrados que cobran cantidades exageradas. Me refiero a otras personas, muchas, que, con trabajos discretos y silenciosos, llevan un sueldo digno a su casa con el que poder vivir y, lo más cruel, poder llegar a fin de mes.

    Dejemonos de estúpideces, y seamos consecuentes con nuestras tradiciones y nuestra cultura.
    Y el que no estè contento… tiene una alternativa.

    Comentario por José Jarne — agosto 14, 2007 @ 4:09 pm | Responder

  14. GARCIA DEMOSTRO QUE NO CAMBIO Y QUE SIGUIE IGUAL, COMO EN EL 85-90 ES PURO FLORO. EL PROBLEMA ES QUE ESTE SR. Y SUS AMIGOS NOS GOBERNARAN POR 5 AÑOS Y NOS HUNDIRA EN EL CAOS , PARA QUE ELLO NO OCURRA ES NECESARIO QUE LOS MEDIOS FISCALICEN MAS A ESTE GOBIERNO QUE TIENE MANERAS ENGOMINADAS COMO LA DE UNA PERSONA “CASI DECENTE” , “CASI EFICIENTE”, PERO SOLO ES ESO “CASI” Y ESTO EN UN PAIS POBRE NO ES SUFICIENTE, POR TANTO LOS MEDIOS DEBEN TENER SIEMPRE LOS OJOS BIEN ABIERTOS Y CRITICAR CON MAS FIRMEZA Y DECIRLE A GARCIA QUE ESTA VEZ NO SERA COMO EN EL 85-90 DONDE SOLO LOS RICOS LE DIJERON NO A SU ABSURDA ESTATIZACION DE LA BANCA SINO EL PUEBLO TOMARA JUSTICIA POR SUS MANOS COMO EN “ATUSPARIA” Y QUE ANDE CON PIES DE PLOMO PORQUE A UN PUBLO HAMBIENTO COMO EL PERU NO SE LE ENGAÑA 2 VECES Y QUE YA ESTA COLMANDO EL VASO DE LA PACIENCIA.

    Comentario por Jose Miranda — agosto 24, 2007 @ 7:15 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: