César Hildebrandt Blog

enero 6, 2007

Hablando de don Juan

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 6:40 am

(La Primera) Hablando de don Juan
Releo a Ramiro de Maeztu hablando de la leyenda del don Juan y del donjuanismo en general. Me interesa el tema porque estoy convencido de que en casi todos los hombres hay, mal disimulado muchas veces, un bosquimano sexual que la educación sujeta, la conciencia contiene y la capacidad de temerle al remordimiento ayuda a amansar.

Me interesa el tema porque, además, es divertido y porque concierne soberanamente a ustedes ya saben quién, del que hasta ahora no hay un buen ensayo que apunte a su personalidad y a cómo se fue construyendo.

En fin, De Maeztu distingue dos don Juanes. Uno, el que podríamos llamar el centroeuropeo –francés a lo Moliere, inglés a lo Byron, o austriaco en el drama de Mozart–, que es el don Juan que salta de cama en cama pero que en cada percance deja un poco de corazón y de desgarro. Ese don Juan se enamora con frecuencia y por eso sufre como si no fuera don Juan, sufre como monógamo y actúa como mormón enviagrado. Dice don Ramiro de Maeztu que ese don Juan que se enamora no es un don Juan verdadero, es un remedo sentimental del don Juan real, el único que ha existido, el españolísimo don Juan de Tirso de Molina y el otro, más cercano, de José Zorrilla, literariamente el más logrado, el archifamoso Burlador de Sevilla.

Para De Maeztu el egoísmo monstruoso, la perseverancia en el capricho, la incapacidad de mirar al otro (o a la otra), son rasgos típicos del don Juan español, rasgos que vienen a su vez de algunas distorsiones ancestrales de la vieja España.  Pero, cuidado, De Maeztu no reniega de esa solera discutible porque –dice– es también vida pura, energía inagotable, carencia de hipocresía.

¿Qué busca don Juan? No busca nada, señala el magistral ensayista español. “Porque el amor –apunta– no busca: es él el propio hallazgo”. Lo que busca, en todo caso, es un pabellón de caza de mujeres vencidas en el juego del sexo, que es el juego del poder. Don Juan es el imperio personal que no conquista países sino candideces. Don Juan, por tanto, mandado sólo por el placer, es un vacío victorioso, un cínico para quien el amor sin amor es un modo de matar el tiempo y desafiar, sin saciedad posible, territorios ajenos.

Y hay don Juanes y no muchas doñas Juanas porque para De Maeztu el hombre tiene menos espíritu que la mujer. De Maeztu precisa qué entiende por espíritu: la proximidad del cuerpo y del alma (la conciencia, diríamos ahora). Don Juan, en cambio, ejerce su frialdad depredadora con la estirpe de los guerreros. Con la diferencia de que, al revés de los guerreros, don Juan huye luego de que la ciudad se le entrega. Sus verdaderas victorias no están en disfrutar del saqueo de la ciudad tomada sino en imaginar cómo será el sitio de la próxima y de cuánta paciencia sañuda habrá de echar mano.

Hay una pulsión autodestructiva en el don Juan legendario que Tirso de Molina inventa en 1630, en una primera edición barcelonesa, y en el decimonónico de Zorrilla. En la versión del romántico Zorrilla, don Juan llega a su fin como profesional del cabildeo amoroso cuando conoce a doña Inés, una adolescente que le cree todas las mentiras, que espera todo lo que él no podrá darle, que no lo ama por dinero ni por fama sino por arbitrariedad, que es la única causa de un gran amor.

Cuando la vida de don Juan va a cambiar, entonces viene ese toque emocionalmente suicida que lo persigue y sucede la muerte del Comendador, padre de la amada, y la desgracia pasajera del propio don Juan, el matador. Don Juan volverá más tarde a sus enredos pero ya no será el mismo: la amargura del que ha conocido el amor y ha tenido que perderlo será una mueca en su rostro.

Porque detrás de los éxitos bailables de los don Juanes de todas las épocas –por más poder que aparenten– están las tribulaciones que el destino reparte sin excusa.

Anuncios

2 comentarios »

  1. ¿Son los bosquímanos unos salvajes indignos del respeto del Sr. H?

    Comentario por Rodrigo de Piérola — enero 25, 2007 @ 6:40 pm | Responder

  2. interesante articulo … Aunque no entendi nada

    Comentario por Videos — febrero 25, 2008 @ 10:23 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: