César Hildebrandt Blog

octubre 9, 2006

Bryce: el franco tirador

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 1:34 am

(La Primera) Bryce: el franco tirador
El estudio Barreda Moller Abogados, en representación del doctor Herbert Morote Rebolledo, ha interpuesto ante el Indecopi una denuncia por “acción de infracción” en contra de Alfredo Bryce Echenique. ¿El motivo? Que el señor Bryce ha actuado maliciosamente “por infringir los derechos autorales del Dr Morote”.

Que así es como los abogados llaman al plagio, o sea al hecho de tirarse un texto ajeno –es decir un trabajo ajeno, un viaje intelectual ajeno, un ejercicio de la sinapsis ajeno– y luego hacerse el cojudo, como hacía Julius cuando su mami le llamaba la atención, como hizo Sevilla cuando le vino la disentería avionera, como tuvo que hacer el múltiple pícaro Echenique en la presidencia de la República allá por el siglo XIX.

O sea que lo que pareció un pleito pasajero se ha convertido en una denuncia en forma. En el escrito se solicita que “se multe ejemplarmente a Alfredo Bryce”, que se ordene al denunciado el pago de las costas del proceso y que se ordene al famoso escritor “cesar en su acto infractorio”, es decir que reconozca la vaina y deje de silbar con las manos en el bolsillo (de Morote) y con la ayuda inmejorable de sus padrinos del papelote.

La historia de este robo a pluma armada es fascinante. Como hacen muchos, Morote, autor de varios libros de ensayo desde 1992, enviaba sus capítulos terminados a diversos amigos cuya opinión le parecía indispensable.

El primero de ellos, por supuesto, era Bryce, que había elogiado hasta la exageración el libro de Morote Réquiem por Perú, mi patria –“un libro que debiera ser de lectura obligatoria no sólo para los peruanos”, escribió Bryce en sus Crónicas perdidas- y con quien tenía una sólida amistad basada en la mutua admiración.

Muy bien. He aquí que Morote va enviando los capítulos de su nuevo libro a Bryce. Y he aquí que Bryce los recibe y va dando cuenta de su lectura con especial agrado:

“Querido Herbert: Avanzando y retrocediendo (por su gran interés) leí el sábado, de una sola sentada, tu manuscrito, tan veraz y documentado como ciertamente aterrador” (Correo electrónico de Bryce a Morote, con fecha 29 de Marzo del 2006). La referencia de Bryce es precisamente al capítulo que terminaría por birlarse y publicar en el papelote a toda página.

Pero hay más (¡mucho más!). El 11 de Abril del 2006 Bryce acaba de terminar el capítulo que sobre la educación peruana le ha enviado para su opinión el doctor Morote. Ese mismo día le envía a Morote este correo electrónico, adjuntado también como pieza del proceso:

“Querido Herbert: Terminé ya tu segundo volumen sobre la educación, que es para llorar por certero y bien informado…”

Y por suculento, debió añadir Bryce, que terminaría tirándoselo sin rubor.
Lo que Bryce no sabía, para su horror, es que Morote les había mandado los mismos capítulos, y simultáneamente, a otros señores, que han declarado bajo juramento haber recibido, en  fechas muy previas al plagio, los fragmentos de Pero…¿ tiene el Perú salvación?

¿Quiénes son esos señores? Apunten: José Luis Conde Calvo, Fernando Navarrete Curvelo y Alfredo Tapia García. Todos son, ahora, testigos de cargo del señor Morote en contra del señor Bryce.

Entonces, el 25 de Junio del 2006 apareció el Bryce agigantado, a página completa, en negrita, hablando como los pedagogos de la educación en el Perú, tema en el que su talento no había invertido, hasta ese momento, ni un solo minuto de su ya dilatado paso por Mallorca.

El artículo se tituló “La educación en ruinas” y apareció firmado por Alfredo Bryce Echenique. Los que lo leímos nos sentimos sorprendidos: ¿Tanto sabía Bryce de educación pública, estadísticas urbanas y rurales de rendimiento escolar, de deserción universitaria y comprensión de lectura? Bueno, dijimos: la vida te da sorpresas.

Y vinieron las sorpresas. Morote empezó a hablar. Y a demostrar, con pruebas, que lo de Bryce era un plagio asqueroso y que lo que hizo el papelote, después, fue no sólo defender con uñas y dientes a su colaborador sino confirmar un estilo de vida, un modo de trabajar en banda y un entendimiento filosófico de que la existencia sin rapiña puede conducirte al suicidio por aburrimiento.

El asunto es que Morote habló con Bryce de inmediato y Bryce le prometió una retractación inmediata, cómo no.

La retractación fue digna del general Echenique, el cuadragésimo primer miembro de los chicos de Alí Babá. “Lamento mucho que, debido a la excepcional extensión del artículo que publiqué el 25.06.06, no se haya publicado la nota que suele aparecer acerca de su autor y, en este caso, también la nota en que debí agradecer al señor Herbert Morote el manuscrito que me envió desde España, titulado Pero…¿tiene el Perú salvación?, en que se aborda extensamente el tema de la educación, y que me fue de gran utilidad en la redacción de mi artículo”.

¡Qué cara tan dura! ¿De gran utilidad? Pero si se lo había tirado cual Tatán los jarrones chinos, La Rayo las carteras, Robin Hood los baúles reales y Casanova las honras apenas púberes!

Morote, entonces, se enojó dos veces y con toda razón. Bryce no sólo no reconocía los hechos sino que, con la anuencia del papelote, llegaba al cinismo de llamar borrador de inspiración a lo que había sido hoja de calco para que el ganador del premio Planeta exhibiera su sabiduría de Pestalozzi noctámbulo.

El escrito del estudio Barreda Moller abunda en citas y bibliografía sobre derechos de autor y en jurisprudencia peruana e internacional al respecto. El señor Bryce ha contraatacado apelando “al derecho de cita” pero el expediente está plagado de ejemplos que desmienten al autor de Tantas veces, Pedro.

Donde Morote escribió:
“A diferencia de los aztecas, sus coetáneos, los incas no basaron su expansión en la fuerza y la crueldad…”;

Bryce escribe: “A diferencia de los aztecas, sus coetáneos, los incas no basaron su expansión en la fuerza y la crueldad…”

Y donde Morote escribió:
“Como los incas no conocían la escritura… por eso la desaparición de un amauta era como perder una biblioteca”;

Bryce escribe: “Y como los incas no conocían la escritura… la desaparición de cada amauta, por ejemplo, era como perder una biblioteca”.

Y así por el estilo. Como un inexplicable pájaro frutero, Bryce va saqueando el texto de Morote hasta la última línea. O lo plagia literalmente o lo “voltea” formalmente, aunque se lleva la presa de la idea, que eso es lo que hace un plagiario que se estime.

Lo que abunda, sin embargo, es la literalidad del robo. Y el estudio que representa a Morote ha hecho un análisis línea por línea del artículo de Bryce respecto del original acribillado de Morote.

El resultado es éste:
De 408 líneas del artículo de Bryce, 331 son robadas a Morote y 77 son añadidos propios del escritor. Es decir, el 81% del artículo publicado por Bryce es plagio, monra, cogoteada académica, atarante con navaja y cuadrada en los extramuros del Absolut.

Morote terminaba así su capítulo sobre la educación:
“En cuanto a salarios, hace 45 años un profesor ganaba el equivalente a 1,000 dólares, ahora 250”;

Bryce terminó así su artículo:
“Y veamos, para concluir, uno de los logros del Sutep a favor de sus trabajadores, que no educadores: Hace 45 años un profesor ganaba el equivalente a mil dólares. Hoy gana 250.”

¡No sólo plagiario! ¡Encima reaccionario! Bryce culpa sólo al Sutep del deterioro del salario magisterial y no a los presidentes ladrones, la negligencia partidocrática, el racismo, la carencia de una burguesía creadora y el sentido parasitario de esa clase dominante que él tan bien encarna y que de modo tan magistral retrató en Un mundo para Julius.

Anuncios

21 comentarios »

  1. Me causa tristeza saber que Bryce haya actuado desvergonzadamene copiando la obra de un intelectual peruano que confio el y mucho peor que no rectificara el agravio. Sera que el alcohlismo de Bryce le ha afectado no solo la capacidad intelectual sino tambien su discernimiento etico? El, como profesor universitario, como escritor, como intelectual, sabe muy bien lo canallesco y ruin que es violar la propiedad intelectual de un colega. Ojala y Bryce en un momento de sobriedad y hombria, acepte el error cometido, pida disculpas publicas y pueda recuperar asi un poco de dignidad.

    Comentario por Armando — octubre 9, 2006 @ 3:53 am | Responder

  2. que pena que bryce haya actuado así. Personalmente me gusta mucho su literatura, es una persona con mucha capacidad, que atrapa al lector por sí mismo. Ojalá pida disculpas públicas y enmende su error, para no verse envuelto en líos de estra naturaleza.

    Comentario por Liliana — octubre 9, 2006 @ 3:28 pm | Responder

  3. Imperdibles los programas de Hildebrandt por Radio San Borja, 91.1 FM, todos los dias a las 9 de la mañana, y su repeticiòn a las 10 de la noche. Muchìsimo mejor que ver los noticieros parametrados de los canales 5, 4, 2, 9 y por supuesto el 7 (actual feudo del Apra). La presencia de Hildebrandt poniendo sobre el tapete la realidad nacional desde un punto de vista imparcial y honesto es incuestionable. Sobre todo despuès de que las periodistas Cecilia Valenzuela y Rosa Maria Palacios han claudicado de sus principios y se han vendido al poder polìtico de turno. Para muestra un botòn: Ahora resulta que la infortunada periodista que no pudo probar que el sàtrapa Fujimori era japonès, o sea Cecilia Valenzuela (la derrotada por Fujimori y Sandro Fuentes), quiere destapar despuès de 19 años la “verdad” sobre la tragedia de Alianza LIma y el Fokker. ¿Còmo han conseguido la entrevista con el piloto sobreviviente? ¿Quien convenciò u ordenò al piloto que dè una entrevista al programa de la Valenzuela? No lo sè. Lo ùnico que sè es que suena raro que justo esos dos hechos sucedan durante el gobierno aprista. Ademàs ese bombo de la publicidad y el informe periodistico en tres dias sucesivos, a mì me suena a “cortina de humo”, a un recurso de distracciòn para que el pùblico no se dè cuenta de algo que està sucediendo en el paìs. El informe que Hildebrandt presentò la semana pasada sobre el probable entreguismo de los recursos peruanos como el gas a Chile es muy importante y el gobierno de Alan Garcia deberìa salir a explicar el asunto. No resultò lo de la pena de muerte, los violadores, el sueldo de los magistrados, la renta bàsica, ahora utilizan a Cecilia Valenzuela con lo del Fokker. ¡Què pena me da mi pais! ¡Què desilusiòn! Tiene razòn el historiador Nelson Manrique cuando dice que es desconsoladora la realidad peruana actual.
    G:Ferreti

    Comentario por Gustavo Ferreti — octubre 9, 2006 @ 4:02 pm | Responder

  4. No puedo creer que Bryce haya plagiado descaradamente a este Sr. Morote y lo que es peor aún, teniendo la oportunidad de resarcir el error, lo único que hizo fue demostrar que su literatura no está a la altura de su ética profesional. Es una lástima!! Que decepción.

    Comentario por Carla — octubre 9, 2006 @ 7:49 pm | Responder

  5. Si es así como se describe y B. Echenique es un plagiario, estamos frente a una persona sin esfínteres emocionales, que irrefrenablemente no pudo vencer al impulso de apropiarse de lo ajeno. Característico de individuos atormentados, con lastres emocionales provenientes de la primera infancia, que involucran la incapacidad de sentir el derecho del otro al respeto a la propiedad material o intelectual. Cabria indagar cual fue su relación interpersonal con el vinculo materno, paterno y fraternal ; debido a que es precisamente en el seno de la familia donde se sociabiliza al ser humano, incluyendo en su alma las diferentes emociones adultas que competen precisamente inhibir impulsos agresivos, entre ellos el plagiar.
    ¿Acaso no se sintió respetado durante su niñez, que ahora no parece haber aprendido a respetar inclusive a los que se denomina amigos? Que pena que no se pueda saber acerca de la vida en familia de señor Echenique, de su infancia, de sus padres ,hermanos, familiares cercanos y de sus vínculos afectivos con ellos. Como por ejemplo que número de hijo fue, como fue la relación con la madre con él, el padre fue realmente relevante en la construcción de su autoestima, etc. Pues es una lastima consultar las diferentes revisiones sobre la biografía de este escritor y otros personajes; y encontrar en ellas solo la fecha y lugar de nacimiento, que donde estudio, que cual fue la Universidad donde asistió, que cuales fueron las carreras que culminaron, que cuales fueron sus obras publicadas, que cuales fueron sus galardones, que donde enseña; y un sin fin de citas de carácter académico; pero nada de lo emocional, de lo humano en si, que nos diferencian de las máquinas y que precisamente nos demuestran lo verdaderamente valiosos que somos. De cómo construimos en nuestra sociedad la piedra angular de una civilización mas desarrollada y justa, de cómo damos matices de inteligencia emocional a nuestras futuras generaciones pensantes, pues he aquí el uno mas de los ejemplos evidentes que existen dos mentes en una persona, la de la razón inmisericorde y la de la emoción humananista; y estas no pueden estar desligadas una de la otra, sino en estrecho vinculo y reciproca influencia.

    Comentario por Neil — octubre 10, 2006 @ 5:01 am | Responder

  6. Hay algunas cosas evidentemente injustas en este comentario. ¿Por qué César, un periodista e intelectual de peso, persiste en el error de vincular a Bryce con ese antepasado suyo que fue presidente del Perú, como si los vicios morales de las personas fueran hereditarios? Con estas mismas armas, podría un defensor de Bryce calificar a César de rencoroso, vengativo y pedante, viva imagen de su medio hermana Martha. Otra cosa: el conflicto de Bryce con Morote es solamente un pretexto para la cruzada que César ha emprendido contra todos los amigos y allegados de Fernando Ampuero, razón por la cual han sido guillotinados por su pluma Alonso Cueto e Ivan Thays, entre otros. Al actuar de esta manera, César incurre muchas veces en el abuso: no está bien eso de clavar tres violentos adjetivos que reducen a nada la inteligencia de un enemigo, sobre todo si tales adjetivos no tienen sustento. César no necesita hacer eso. Si por algo le admiro es precisamente porque siempre fue honesto y valiente, porque no escondió la cabeza durante la guerra civil de la década de los ochenta y les dijo sus verdades a todos los implicados, desde el farsante García hasta el farsante Guzmán, sin temor a que lo mataran o tomaran alguna represalia contra él y su familia. Sus enemigos de ahora y de siempre, los intelectuales de la pequeña burguesía miraflorina, ahora hablan hasta por los codos de la época del terrorismo, incluso escriben novelas lucrativas al respecto y se han convertido así en los voceros de la moral y la reconciliación en un país escindido como el nuestro. A césar no se le puede imputar semejante oportunismo. Y precisamente por eso, porque está muy por encima de todas aquellas avestruces que hoy yerguen cuello de jirafa a la hora de hacer un recuento de la historia peruana de las dos décadas pasadas, César debiera ignorarlas, o denunciar su farsa de manera civilizada, con los instrumentos de la inteligencia que le sobran, sin la rabia del hígado que a menudo enceguece.

    Comentario por Marco — octubre 10, 2006 @ 2:59 pm | Responder

  7. Respecto al comentario del Sr. Neil, quien dice lo siguiente:
    “Que pena que no se pueda saber acerca de la vida en familia de señor Echenique, de su infancia, de sus padres ,hermanos, familiares cercanos y de sus vínculos afectivos con ellos. Como por ejemplo que número de hijo fue, como fue la relación con la madre con él, el padre fue realmente relevante en la construcción de su autoestima, etc. Pues es una lastima consultar las diferentes revisiones sobre la biografía de este escritor y otros personajes; y encontrar en ellas solo la fecha y lugar de nacimiento, que donde estudio, que cual fue la Universidad donde asistió, que cuales fueron las carreras que culminaron, que cuales fueron sus obras publicadas, que cuales fueron sus galardones, que donde enseña; y un sin fin de citas de carácter académico; pero nada de lo emocional, de lo humano en si, que nos diferencian de las máquinas y que precisamente nos demuestran lo verdaderamente valiosos que somos”
    tendría que decirle que toda esa información la tendría que buscar no en las contratapas de los libros, sino dentro de la obra del señor Bryce Echenique pues de eso trata su literatura: del proceso de desarrollo emocional de sus personajes desde su más tierna infancia, y aún detrás de personajes ficcionales se puede encontar abundantes referencias autobiográficas que son reiterativas en sus libros y que nos dan luz sobre la vida misma del escritor. Y si lo que necesita es referencias más concretas, le recomiendo leer el tomo 2 de las antimemorias de Bryce, en el que desnuda con excesiva dureza en algunos casos, aspectos íntimos de su vida familiar.
    El cometer plagio y no reconocerlo es un hecho repudiable, y como a otras personas que comentaron antes me causa pena y tristeza, pero no se puede instrumentalizar el hecho como lo hace el señor Hildebrandt dentro de su guerra personal contra el “papelote”, pues más parece celebrar este hecho.

    Comentario por Pepe — octubre 10, 2006 @ 3:46 pm | Responder

  8. RESPECTO AL COMENTARIO DE MARCO “…..DURANTE LA GUERRA CIVIL DE LA DECADA DE LOS OCHENTA”, ME PARECE INJUSTO POR DECIR LO MENOS, LLAMAR GUERRA CIVIL A EL PERIODO DE VIOLENCIA QUE SE VIVIO EN ESA DECADA, ES DARLE A LOS TERRORISTAS UN STATUS DE FUERZA BELIGERANTE QUE NO TIENEN.
    LA SOCIEDAD PERUANA SUFRIO EL ATAQUE DE UN GRUPO TERRORISTA Y LA SOCIEDAD PERUANA LLAMO A SUS INSTITUCIONES ARMADAS A DEFENDERLA, ESTAS ASI LO HICIERON Y TAMBIEN SE EXCEDIERON ….PERO ESTO NO EQUIPARA A QUIENES LUCHARON CONTRA EL TERROR CON LOS QUE LO PROMOVIERON

    Comentario por ANTONIO — octubre 11, 2006 @ 7:16 pm | Responder

  9. Alguien ha leído el artículo de Bryce? Me quedé con la curiosidad de leer el artículo de Bryce y compararlo con lo escrito por Morote, pero mientras que encontrar el artículo de Bryce fue fácil pues está en la edición del 25.06.2006 de El Comercio, no he podido encontrar una transcripción del escrito de Morote. No sé si el Sr. Hildebrandt ha tenido acceso a él o sólo al expediente de Indecopi.
    Sin embargo de la lectura del artículo se puede observar que éste es un panorama histórico de como el estado ha asumido el problema de la educación en el Perú, citando a distintos intelectuales y enlazado por comentarios casi coloquiales de evidente estilo bryceano. Es probable que el artículo haya seguido la estructura del escrito de Morote en cuanto a panorama histórico, y haya sido enriquecido con citas y comentarios hechos por Bryce. Sin embargo esto no justificaría la transcripción casi literal de párrafos sin citar la fuente, a pesar que son párrafos meramente descriptivos y que no constituyen la esencia del artículo. Y finalmente, dentro del artículo Bryce hace mención de sus fuentes, inclusive en uno de los párrafos citados por Hildebradt en forma incompleta : “Y veamos, para concluir, uno de los logros del Sutep a favor de sus trabajadores, que no educadores: Hace 45 años un profesor ganaba el equivalente a mil dólares. Hoy gana 250. Hoy el 90% de los alumnos termina el colegio sin comprender lo que lee y el 97 sin saber las matemáticas que se supone le enseñaron. Estos datos los he obtenido leyendo a León Trahtemberg, y precisamente este gran especialista en educación está pidiendo una urgente tregua curricular para enfrentarse con tan atroz problema, mientras que el presidente electo habla de la posibilidad de crear un ministerio de cultura”. El no haber citado este párrafo completo o bien muestra mala voluntad de parte del Sr. Hildebrandt por decir lo menos, o es que sólo ha leído el testimonio de una parte y ni siquiera se ha tomado el trabajo de leer el artículo completo.

    Comentario por Pepe — octubre 18, 2006 @ 4:03 pm | Responder

  10. En primer lugar soy un abogado, que en provincia se dedica a la investigacion, soy poco dado, a la lectura literaria; pero sentia un profundo respeto por Vargas Llosa y Bryce, aun cuando no comparto su ideas, sus articulos en el Comercio los leia, pero oh gran desilucion resulta que Bryce es un plagiario, desde el punto de vista del investigador ello resulta total y absolutamente inimaginable; ahora el beneficio de la duda establece que Bryce tambien ha plagiado (de que musas sabra dios) parte de su obra literaria, que pena

    Comentario por nello — marzo 27, 2007 @ 12:18 am | Responder

  11. en lo personal nunca me gustó bryce ni menos el derechista de vargas llosa. los dos y otros escritorzuelos miraflorinos me parecen de la misma calaña aburguesada que ha jodido el país.

    lo de bryce no me sorprende, cuando leía sus escritos siempre me pareció basura verbal y aburrida, ya veo que ese tipo no tiene talento y recurre al robo o plagio y lo muestra al público como suyo, ¿puede haber algo más asqueroso que eso? creo que no. es una lástima que no existan más escritores o escritoras de la talla de césar vallejo.

    Comentario por Jon Aguirre — marzo 28, 2007 @ 2:48 pm | Responder

  12. Los que hemos sido devotos lectores de Alfredo Bryce nos sentimos obviamente decepcionados, defraudados, pero incluso más que por el hecho mismo del plagio, por las estúpidas explicaciones que ha balbuceado Bryce respecto de su acto delictivo que, como bien dice Passara en un artículo publicado hace un par de semanas en ‘Perú 21’, es explicación para imbéciles. Eso de culpar a la secretaria pero tenerle confianza, o que la computadora adolece de un virus que envía a ‘El Comercio’ artículos de terceros almacenados en la carpeta de bibliografía es una explicación “exagerada”, tirada de los cabellos. Señores, hablemos en buen castellano, lo que ha hecho Alfredo Bryce es robar, y a los que roban se les llama “ladrones” o “rateros”. No seamos cándidos e ingenuos esperando un mea culpa del escritor que lo reconcilie con sus lectores y con la verdad, o ¿ustedes han visto a un carterista confesar alegremente su delito? Resulta lamentable ciertamente por tratarse de quien se trata: un gran escritor nacional, y un simpático borrachín con el que es divertido charlar horas y horas. Y parece que esto último, su militancia por el trago y las tertulias inacabables, le ha quitado tiempo para escribir. Alguna vez Bryce dijo que con tragos es incapaz de escribir una letra, entonces hay que alarmarse porque esta actitud recurrente de hurtar artículos ajenos para pasarlos como suyos revelaría que el señor ha estado ahogándose en alcohol de modo que, no pudiendo escribir ni una sola letra, se convierte en la encarnación de las fotocopiadoras Xerox a fin de agenciarse algún chequecito que le permita pagar más vodka. ¿Y dónde están esos encarnizados zahumadores que, por ejemplo, cuando Herbert Morote acusó de plagio a Bryce la emprendieron contra el que tuvo la “desfachatez” de defenfer lo propio y lo desmenuzaron desde sus columnas como a anchoveta en fauces de García? ¿Dónde están los Ampueros? ¿Están con roche? No me hace ninguna gracia escribir así. Admiro y quiero al Bryce de ‘Un mundo para Julius’, de ‘Tantas veces Pedro’, pero me repugna ese otro, el de estos días, que pese a tener desde el año pasado un juicio por plagio, no ha parado la mano. Quiero creer -y es duro decirlo- que Beto Ortiz tiene razón al atribuirle inicios de Alzheimer a nuestro escritor, pues eso explicaría más condescendientemente a Bryce y el delito ya no sería tal desde el momento en que es cometido por un inimputable.

    Comentario por Jorge Medina — abril 4, 2007 @ 6:02 pm | Responder

  13. En ” La Vida Exagerada ..” Martín, un joven peruano en Francia del 68, milita por quedar bien con la enamorada en una de las tantas organizaciones que querían libertar latinoamerica del imperialismo. La militancia de Martín era mal vista por sus revolucionarios compatriotas, su poca convicción lo convertían en muy sospechoso.

    Pero era que el buen ojo de Martín ya pronosticaba que estos estudiantes cuasi guerrilleros en Francia, concluidos sus estudios jamás realizarían las acciones que tanto planeaban para tomar el poder en el Perú y terminarían mas bien trabajando en algún ministerio peruano capitalista, como sucede años despues con el camarada “mocasines”.

    Hoy la realidad parece superar la ficción en todo este cargamontón sobre supuestos plagios y es que al buen Bryce no le interesó ser un militante de la mediocre pandilla neoliberal peruana, como si, muy fervientes, intelectuales y artistas argolleros se han prestado con pluma, alma y pincel a la causa neoliberal y monocordes con su discurso fascista berrean en cuanto espacio les sea concedido que: cocaleros = narcoterrorismo, tlc = desarrollo, cuba y venezuela = dictaduras y los malos de la pelicula, bush = un buen tipo, humala = el mal mayor, trasnacionales = honradas, prensa peruana = imparcial, lan = empresa peruana, aerocontinente = empresa del narcotrafico y etcs de conceptos bien memorizados para venderlos como verdades absolutas.

    Al ex sanmarquino Bryce, que insiste en quedarse en el Perú haciendo opinión sobre la realidad nacional e internacional no le perdonan que en ninguno de sus artículos haya mencionado estas verdades absolutas neoliberales, lo que lo hace, además de muy sospechoso, una muy mala influencia en el medio.

    Ahora sobre los supuestos plagios, todo el que tenga Internet en casa o en la oficina es 100% hackeable. Eso lo saben muy bien los chupamedias que hoy lo atacan y lo convierten en una verdad absoluta: Bryce = plagiario = loco = desconfiable.

    Recordar que ya han sucedido situaciones ciberneticas extrañas con el Comercio.

    Hace unos meses la secretaria del congresista Belaunde aseguró que en la edición on line de ese diario se confirmaba la muerte del ex presidente Paniagua, fallecimiento que en la realidad no había ocurrido. Acto seguido la pandilla que hoy ataca parcializada a Bryce, salieron a defender al comercio y desmentir la versión de la secretaria de Belaunde, no con pruebas si no con el monocordio de que tal-cosa-es-absolutamente-imposible-no-insista: Belaunde = mentiroso.

    Los mismos chupamedias sin embargo, complices, se quedaron callados con las expresiones racistas del honorable ex congresista neoliberal Antero Flores Araoz quien se refirió a los peruanos como llamas y vicuñas* que no merecen ser consultados en un referendum sobre el TLC con EEUU.

    Con estos antecedentes en el medio dictatorial neoliberal hay que creerle a Bryce: “No se quién pudo hacer una cosa así”.

    Solidaridad con el buen Bryce.

    *El 2 de junio de 2006, en diálogo con el periodista Ramiro Escobar del programa televisivo Sin Rodeos (canal 8 de cable privado), el congresista Flores Araoz señaló que carecía de sentido preguntarle a “las llamas y vicuñas” sobre temas como el Tratado de Libre Comercio. Aunque el periodista, sorprendido, le pidió una rectificación, Flores Araoz indicó que ésa era su opinión.
    fuente: http://www.aprodeh.org.pe/notapress/notas/14jun06a.htm

    Comentario por TV BRUTO — abril 27, 2007 @ 4:36 pm | Responder

  14. pregúntense si bryce es un autor imprescindible en la literatura e intelectualidad peruana… YO LA VERDAD NO LO CREO. NO SE PUEDE TOMAR EN CUENTA A UN ESCRITORZUELO NEOLIBERAL DE 500,000 DOLARES DEL PREMIO PLANETA, QUE TODO EL DIA ANDA BORRACHO.

    Comentario por fabrizio — abril 27, 2007 @ 10:28 pm | Responder

  15. ¡Ese Bryce se malea feo!!

    Comentario por fernando — julio 26, 2007 @ 5:41 am | Responder

  16. ES UN PENDEIJO MAS COMO JORGITO DEL ZONCILLO

    Comentario por Peru Re - Evolución — julio 26, 2007 @ 9:31 pm | Responder

  17. UN BORRACHO MAS QUE ESCRIBE CUALQUIER MAMOTRETO Y ES APLAUDIDO POR LA MISMA ARGOLLA LITERARIA DE SIEMPRE…………….. MEJORES ESCRITORES HAY EN EL PERIDICO ” EL CHINO “.

    BRYCE NO ESTA EN CAPACIDAD DE CREAR NADA BUENO PORQUE SU SALUD MENTAL ESTA DETERIORADA (MUCHO TRAGO ) Y RECURRE AL PLAGIO COMO ALGO NORMAL PARA TRATAR DE VENDER .Y COMO ESCRITOR ( SI LO FUE ) NO APORTO ABSOLUTAMENTE NADA A LA GRAN LITERATURA …. NI QUE HABLAR DE M. VARGAS LL. ESTE “PATITA” (COMO DICEN USTEDES) SE LA PASA HACIENDO BERRINCHES Y LLORIQUEANDO EN TODOS LOS PAISES QUE PISA , CON EL UNICO FIN DE LLAMAR LA ATENCION A VER SI ALGUIEN LE COMPRA SU LIBRO,EN EUROPA SE OFRECE COMO ALFOMBRA PARA QUE LA ALTA SOCIEDAD LO PISE PARA DESPUES A CAMBIO ROGARLES QUE LEAN SUS ESCRITOS……… VAYA “ESCRITORES”.

    Comentario por Ric C. — agosto 24, 2007 @ 6:53 pm | Responder

  18. UN SIMIL ACTUALIZADO DE BRYCE Y VARGAS LLOSA ES ESTE “ESCRITOR” J. BAILY……EL DESPRECIO Y ALERGIA QUE SIENTE Y NO PUEDE OCULTAR NI CON SUS RISITAS FINGIDAS HACIA TODO LO PERUANO LO PINTAN DE CUERPO ENTERO, ESTE DESPRECIABLE ( QUE VIVE EN MIAMI, PERO COBRA EN PERU ) TIENE LA DESFACHATEZ DE ” ACONSEJAR ” A LOS PERUANOS SOBRE LO QUE ES BUENO Y LO MALO PARA NUESTRO FUTURO Y BOLSILLO, SIN QUEDARSE A VIVIR LAS CONSECUENCIAS DE SUS “SUGERENCIAS” ( ESCAPA HACIA EE.UU. AL PRIMER PROBLEMA ) Y DEJA COLGADOS Y ENYUCADOS A SUS “QUERIDOS COMPATRIOTAS ACONSEJADOS “.

    Comentario por Ric C. — agosto 24, 2007 @ 6:59 pm | Responder

  19. De veras, me siento decepcionado por los plagios en que ha ocurrido Alfredo Bryce Echenique ¿le faltó tiempo para escribir sus artículos o será que como solo opinó es perdonable respecto a su talla literaria? ¿Cuál talla literaria si después de “Un mundo para Juluis” y por ahí algo de “No me esperen en abril” no ha vuelto a producir nada memorable, excepto sendas páginas de aburrimiento?¿Por qué mejor no contrata un negro escribidor, a quien por haberle pagado, evite ser denunciado nuevamente? ¡Qué decepción!.

    Comentario por Gustavo Tapia Reyes — agosto 25, 2007 @ 8:05 pm | Responder

  20. Aunque a decir verdades, Alfredo Bryece Echenirque como novelista, después de “Un mundo para Julius”, ya me había decepcionando en cuanto a su talento narrativo, con el incremento de los plagios (empezó Herbert Morote, siguió el embajador Oswaldo de Rivero) se me ha terminado derrumbando su imagen, por cuanto, el apoderarse de lo ajeno es la peor de las prácticas en que puede incurrir un intelectual, que se supone, no por casualidad, cuenta con un pretigio ganado en el mundo de habla hispana. A estas alturas, creo que el autor de “No me esperen en abril” deberá contratar un negro para que le escriba los artículos, luego los firme él y se habrá salvado de más denuncias.¿o no?.

    Comentario por Gustavo Tapia Reyes — agosto 25, 2007 @ 8:11 pm | Responder

  21. y en quedo esto?, a mi manera de pensar todo el prestigio ganado por el consideraba un caballero se va por la borda, por tan penoso acto

    Comentario por felipe — septiembre 20, 2012 @ 3:14 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: