César Hildebrandt Blog

octubre 6, 2006

Sección Relax

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 7:25 pm

(La Primera) Sección Relax
Hay un proyecto para extirpar de las páginas de algunos periódicos –empezando por el emperifollado papelón del siglo XIX– los avisos sexuales, ésos que ofrecen masajistas para todo propósito, rubias auténticas a prueba de enjuague, potos parados, gargantas profundas, pasivos que valen oro, proactivos de la horizontalidad, lesbianas de armadura, lenguas de fuego, sherezades con la malla rota.

El proyecto lo ha firmado, entre otros, el fausto doctor aprista Aurelio Pastor. Lo curioso es que cuando hemos tratado de invitarlo para ver el asunto en el programa de radio San Borja, tanto él como los otros congresistas padres de la criatura se han negado setenta veces siete.

Es el miedo a la prensa que publica esas secciones y, sobre todo, al papelote, que fue un diario parido por dos chilenos en el siglo XIX y apuntalado por veinte mil chilenos en los años 2000, cosa tremenda. En esta historia circular la sierpe se muerde la cola, como suele suceder en los presagios.

Siempre me he preguntado estos años con qué cara habla ese papelote de que esto es así y de que esto es asá cuando hace poco nomás sus directivos se acusaban entre sí, y con pruebas en la mano, de robo en contante y sonante y de depositar el botín en bancos del extranjero (algunos chilenos, cómo no).

Y, por si acaso, todos los que robaban, según el expediente, se apellidaban compuestamente según la denuncia del actual director de un diario, que a la sazón fuera gerente general del mencionado papiro.

Y todos los apellidados compuestamente fueron “solucionados” y “colaborados” por una fiscal montesinista que ha conocido la cárcel por corrupta y todos ellos aceptaron que dicha fiscal, integrante de la banda de Rodríguez Medrano, apelara a la figura de la prescripción para salvarlos.

Y siempre me he preguntado en estos años cómo, y con qué cara dura, el rollo este de un Mar Muerto simbólico dice que fulano tal cosa y mengano la otra cuando su Unidad de Investigación alberga a falsificadores internacionales de documentos y a un sujeto cuya conviviente está acusada por robo ante el Poder Judicial.

Por robo de más de 500,000 dólares nada menos. Y ese es el mismo sujeto que ha tratado, inútilmente y por encargo de su mujer ladrona –perjudicada por el testimonio de mi ex secretaria Ilse Ízaga en un juicio penal– y por encargo también de los directivos del papiro del sur, de hacer que Polaco, el archisicario de Zevallos, roce mi nombre con el hedor de su testimonio. ¡Así cree que me asusta ese periódico y así se supone que se vengará de tantos años de decirle la verdad sobre sus cagarrutas!

¡A mí que me revisen! Si hubiera entrado en el juego de ese y otros periódicos –arrendar opiniones como en el caso de Lucchetti, chantajear como en el caso de Bavaria, presionar al Poder Judicial como en el caso de sus directivos ladrones–, yo sería un asqueante hombre de fortuna. Pero no fue así.

Jamás cedí a ninguna tentación y allí están de testigos los pocos distraídos que intentaron sobornarme y fueron expulsados de un carajo de la escena. ¿Se acuerdan, chicos de Canal 4?

Yo no temo porque no debo y estoy limpio. Y no debo y estoy limpio porque jamás temí a la adversidad de no ser rico. Prefiero no ser rico que ser rico sin honor. Prefiero dejar un nombre limpio que un apellido compuesto en franco proceso de descomposición.

Siempre me he preguntado en estos años cómo es que el papelote puede estar repartiendo reprobaciones y consagraciones cuando todas las noches cuenta la platita que le entra por los avisos de la sección “Relax”: “colombianita quebradita (18), ojiverde, potente, te deja como nuevo, 80 dólares 40 min., ser. compto”.

Y después sale un señor muy respetable, apellidado compuestamente y con su cara de monumento en las Rocallosas, y te habla de Heidegger. Y tú dices: ¿Estos son o se hacen?

¿No fue González Prada el que llamó a ese paleodiario una carreta de basura jalada por dos mulas chilenas? Sí, fue González Prada. ¡Qué gran tipo! ¡Que el suplemento cultural del papelote saque un especial sobre González Prada!

Anuncios

1 comentario »

  1. la seción relax de el diario el comercio es una verdadera asquerosidad. cómo es posible que el supuesto decano de la prensa nacional ponga todos los domingos en la seccion clasificados, esos anuncios pornográficos de putas y putos que venden su cuerpo, al lado de anuncios de empleo, donde la gente busca trabajo decente, es imperdonable lo que está haciendo EL DIARIO EL COMERCIO, QUE YA SABIDO ES QUE SE VENDE AL MEJOR POSTOR. realmente los peruanos deberíamos reclamar en contra de este diario que no hace más que burlarse de la gente, como toda la prensa servil peruana.

    Comentario por Gautama — marzo 31, 2007 @ 5:47 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: