César Hildebrandt Blog

septiembre 19, 2006

Con laptop y en la caverna

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 11:47 pm

(La Primera) Con laptop y en la caverna

Este animal que es el hombre, esta bestia internauta, este prodigio tecnológico con barro en los zapatos, no tiene remedio.

Lo demuestran las cifras del Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz (SIPRI), con sede en Estocolmo.

Durante el año 2005 se ha gastado en fabricación de armas y presupuestos de defensa el equivalente mundial a 173 dólares por habitante.

Traducido a cifras apenas alcanzables para la imaginación: 1,118 mil millones (mil ciento dieciocho mil millones) de dólares, o sea el 2,5 del PBI mundial.

Es decir, dicho anglosajonamente, mil ciento dieciocho billones de dólares. En nuestra contabilidad, que es la correcta, ciento dieciocho billones de dólares gastados en producción y venta de maquinarias de exterminio.

Este gasto global absolutamente criminal –que no ha podido incluir por ocultamiento de fuentes el presupuesto de la guerra en Iraq– es 34% más alto que hace diez años. Y de este aumento es responsable, en un sólido 80 por ciento, Estados Unidos de América.

En la guarida de Bush, en el mundo de Chenney y Rumsfield, pensar cómo matar mejor y más barato es una prioridad intelectual. Esta gente define el mundo como un campo de batalla, a los científicos como fuerza de apoyo, al derecho internacional como obstáculo, a las soberanías como antigüedades, a la justicia como socialismo pernicioso, a los independientes como diabólicos y a los listos del mundo como una plaga que hay que embrutecer, como a los otros, con una nueva campaña de Hollywood.

En sus manos estamos. En sus botas de soldadesca invasora. En sus anteojos de mirar de noche. En su capacidad de emputecer cada palabra dicha: la verdad de las armas iraquíes no era verdad, la causa palestina como terrorista es mentira, el pacto Saddam Hussein-Bin Laden no era verdad, el propósito iraní de darle uso militar a la energía nuclear a la que tiene derecho es mentira.

Sobre esa colina de cinismo y pensamiento rápido, sobre esas ruinas de Occidente que Bush representa, el mundo marcha con paso firme a su inviabilidad política y a su regimentación militar: ya hay asomos de ese fascismo mundial que se nos propone “para ganarle la guerra al terrorismo”.

La mitad del gasto militar mundial (48%) pertenece al país que bombardea bodas en Iraq o Afganistán. Su gasto, informó ayer la BBC, es de 1,604 dólares por habitante norteamericano.

Y ojo, en América Latina, siguiendo con los datos de SIPRI, Chile, Brasil y Colombia son los países que encabezan el gasto militar. Lo de Brasil es un asunto de tamaño, lo de Colombia se explica por la guerra contra las FARC y lo de Chile, obviamente, por las inversiones que ese país ha hecho en el nuestro y que habrá de proteger del mismo modo que protegió a sus salitreros en 1879 –a pesar de que el recuerdo no le guste nada al tetelemeque canciller y al archiprochileno presidente que padecemos–. En suma, Chile, Brasil y Colombia se llevaron el 75% del aumento presupuestal en gastos de armamentos en esta región.

La economista Mariana Martínez, de la BBC, calcula que las cien empresas de armas más importantes del mundo venden cada año un monto igual al PBI sumado de los 60 países más pobres de la Tierra.

Algo así como 53 mil millones de dólares por año, 145 millones de dólares cada día, 6 millones y un sencillo cada hora, 1 millón de dólares mientras usted ha leído esta columna.

Yo no creo que el hombre nazca angélico y que la sociedad lo corrompa. Eso pudo ser alguna vez. Pertenece a una de las tantas utopías desahuciadas. Lo que es evidente es que hemos creado un mundo donde, como gritaban los locos anarquistas dinamiteros, nadie es inocente, nadie puede fingir desconocer la realidad.

Y lo cierto es que con los 53 mil millones de dólares que gastamos cada año en fabricar instrumentos para matar y obtener botines de guerra podríamos erradicar el hambre y la insalubridad.

Pero somos una especie incapaz de globalizar sus intereses comunes. Y los liberales –con Pedro Picapiedras a la cabeza– no hacen sino decir, con el lenguaje de las leyes de la mecánica celeste, que el egoísmo es la respuesta para todo y que sólo los débiles gimen en este mundo de oportunidades. Pobres diablos soberbios.

Miren lo que hacen los fuertes: el mundo es una armería, la conquista salvaje se disfraza de civilización, la democracia –que no existe en ninguna parte porque en todas partes el poder económico la desfigura y regimenta– se vuelve pretexto.

El hombre, en suma, coge su laptop y la enciende a la luz temblorosa de una fogata. Un mugido de mamut se oye a lo lejos. El hombre toma su GPS y trata de saber de dónde puede haber venido tan poderoso llamado. Con laptop y todo, el hombre sigue en la caverna.

Anuncios

3 comentarios »

  1. Estimado Señor Cesar :
    En este artículo estoy casi en todo deacuerdo no en cuanto que “….coge su laptop y la enciende a la luz temblorosa de una fogata. Un mugido de mamut se oye a lo lejos. El hombre toma su GPS y trata de saber de dónde puede haber venido tan poderoso llamado. Con laptop y todo, el hombre sigue en la caverna.” Si es cierto que hay quienes se ocultan pero tambien hay quienes discuten e investigan en internet comentan y mientras unos buscan bajar se el video con más violencia que puedan conseguir de Irak para poderlo mostra a sus amigos y ufanarse con su novia hay otros que si hacemos “algo”. Tal vez no lo sificiente pero quizas más dispuestos que los que embrutecen sus miseras neuronas con la “la caja boba”.
    Slds
    Carlos

    Pd La verdad con su años de vuelo me interesaría por conversar sobre si ha llegado a dilucidar esa pregunta que le jode a todo hijo de Adan ¿Qué es lo que quiere la mujer?

    Comentario por Carlos — septiembre 20, 2006 @ 10:11 pm | Responder

  2. Muy atinadas las conclusiones del arti’culo en mi opinio’n. Sin embargo, para evitar errores como los “118 billones” mencionados incorrectamente, se recomienda no hacerse bolas con los nu’meros y usar millones, billones y trillones cuando sea necesario. Saludos.

    Comentario por Samuel — septiembre 23, 2006 @ 9:49 pm | Responder

  3. Good article.But there are inaccuracies in it.

    Comentario por Blogmen — agosto 16, 2008 @ 3:43 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: