César Hildebrandt Blog

agosto 29, 2006

Guzmán demanda su libertad

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 6:06 pm

(La Primera) Guzmán demanda su libertad

Abimael Guzmán no se suicidó, como se suponía que podría hacerlo el jefe del apocalipsis a la hora de ser capturado, sino que permitió que Elena Yparraguirre lo protegiera con su cuerpo y demandara que el líder de Sendero Luminoso no fuese tocado.

Y no fue tocado. Un igual suyo, pero del otro bando, lo interrogó amablemente y le sacó el mayor provecho político posible. No hay mayor registro de las conversaciones Guzmán-Montesinos, pero no tengo dudas de que se trata de un diálogo de pares en miseria moral y en propensión al crimen.

Guzmán era muy valiente a la hora de dar órdenes sanguinarias en medio de la neblina que lo rodeaba: una corte de anuentes crónicos y de asesinos con control remoto que decidía qué aldea debía ser arrasada, cuántos ingenieros y de qué proyecto debían morir esa quincena, cuántas vacas de engorde tenían que ser sacrificadas, qué comisaría era el mejor y más inerme blanco para sus hordas panchovillanas y a cuántos gobernadores también indefensos debía interrumpírseles el resuello con un tajo en la arteria carótida.

Muy valiente era la hiena con psoriasis en la cara y caracha polpotiana en lo poco de alma que podía quedarle.

Porque lo de Sendero no fue una insurrección a lo Vietcong –quién podría discutir la legitimidad de Ho Chi Minh y los suyos– ni una resistencia a la ocupación racista de la Francia que quiso robarse Argelia para siempre. No fue el no a la archipodrida monarquía alauita de Marruecos ni la respuesta de Hezbolá a los abusos terroristas del Estado de Israel.

Lo de Sendero surgió del cerebro de Guzmán como una guerra de liberación y terminó siendo la provocación cuyo único final es la solución fascista, el holocausto de la democracia. Fue como los Tupamaros uruguayos pero en dosis de caballo. Fue como lo de los Firmenich en Argentina pero en dimensiones bíblicas.

Fue la imitación sudamericana del modelo camboyano de Pol Pot, el que a su vez fue la interpretación de Mao bajo las bombas de napalm de los Estados Unidos derrotados.

Bombas de fósforo gelatinoso más marxismo hidrófobo: igual Pol Pot en 1975: el año cero de la historia, la abolición de la moneda corriente, el incendio de los registros públicos, el asesinato de los intelectuales y académicos, la quema de museos y bibliotecas, los dos millones de ajusticiados, la larga marcha de Yenán hacia los arrozales.

Pol Pot propuso el regreso a las cavernas para empezar desde allí una civilización que fuese siempre rural, que no se contaminase de industrialismo ni de consumo, ni de curiosidad ni de deseo. Guzmán quiso lo mismo para el Perú.

Su saña para con los programas de mejora de semillas, su salvajismo para volar la infraestructura que podía favorecer al campo, revelan a un Mao con taparrabos decidido a crear un paraíso de cazadores y recolectores donde la igualdad sería requisito y el terror actuase como aglutinante.

Y cuando los chinos se deshicieron doctrinariamente de Mao y empezaron las reformas que les permitieron salir de la trampa, este loco que se creía filósofo, este alcohólico de vino Queirolo, este Hegel de Cangallo, este resentido múltiple que soñaba con que todos sufrieran lo que su madrastra le obligó a rumiar, este retrasado mental del marxismo mutante, este Pol Pot que jamás pisó La Sorbona y que nunca combatió al enemigo, este Guzmán, en suma, colgó perros que debían recordar a Ten Siao Ping y se proclamó la cuarta espada de la revolución mundial.
Ni cuarta espada ni nada.

Sus escritos eran balbuceos pedestres y copiandanga de Sun Tzu. Su marxismo no llegaba a ser sanmarquino y carecía de sintaxis. Y sus aliados eran gentuza que venía directamente de las chusmas jacobinas soltando la carcajada a la hora de la guillotina.

Nunca antes habíamos visto tan temeraria a la ignorancia (“el Perú es un país feudal”); ni con tantas coartadas al homicidio en serie (“lo de Lucanamarca fue un exceso”); ni con tantas ínfulas al fanatismo autómata (las porristas de Sendero en Santa Mónica imitando el dancismo de Mao); ni tan amenazante al maniqueísmo; ni tan rufián el culto a la personalidad; ni tan cínicos a los salvadores que mataban a la gente que no quería ser salvada.

Y ahora este verdadero miserable, este hombre que fue sinónimo de muerte a traición y que tuvo la indignidad de traicionar su propia muerte a la hora señalada, pide que lo consideremos como un preso político y que terminemos de negociar con él la paz, primero, y, luego, la amnistía general.

O sea que este se cree guerrillero heroico, Che de Lucanamarca y Bolívar de Tarata. No, señor. Usted no fue un guerrillero enfrentado a un ejército. Usted logró exasperar a los moderados, arrinconarnos, y obtener su botín: que el ejército sospechara de todos y que igualara, en muchas ocasiones, sus infamias generalizadoras. Usted no fue un guerrillero resistente.

A usted le fascinaba mandar a matar en emboscadas donde la ventaja para los suyos era diez a uno y ordenaba, además, que si había niños de por medio a nadie le temblase la mano en el momento del dinamitazo.

Pero a usted sí le tembló la voz cuando su mujer hubo de protegerlo del muy pacífico Antonio Ketín Vidal. No sé qué reprocharle más: si su furia insensata, nutrida del leninismo universal, o su cobardía extrema, de manufactura estrictamente nacional. Que lo perdone su santa madre, señor Guzmán.

Anuncios

7 comentarios »

  1. Excelente material. Este periodista domina el oficio magistralmente y es un verdadero orfebre de la palabra. Comparto todo lo que dice acerca de Abimael Guzmán y su horda de fanáticos. Al final, como dijo uno de sus captores, resultó ser “solo un tigre de papel”. Gracias, César, por escribir tan bien y por decir tantas verdades. JUan (periodista, Cuba)

    Comentario por Juan Morales Aguero — octubre 21, 2006 @ 12:00 am | Responder

    • TE COMPRENDO POR QUE NO HAZ VIVIDO LA MISERIA DEL PERU,NO SABES LO QUE ES SER MARGINADO Y OPRIMIDO POR DELINCUENTES VENIDOS EN BARCOS,POR TENER EL PELLEJO BLANCO,SER AMANTES DE SU DIOS DEL DINERO.,UNA COSA ES LEERLO,OTRA COSA ES PADECERLO,EL PERU FUE MUTILADO FISICAMENTE Y MORALMENTE,JUSTAMENTE POR ESOS DEMOCRATAS,REMEDOS ORDINARIOS DEL LA LLAMADA DEMOCRACIA OCCIDENTAL,SI AQUELLA QUE NOS HABLA DEL DERECHO ROMANO,DE LA MISMA ROMA QUE GOZABA OPRIMIENDO,DONDE LA FORNICACION,LA HOMOSEXUALIDAD Y LA VIDA SIBARITA ERA UN PATRON CULTURAL-¿POR QUE CREES QUE CAYO ROMA?¿POR QUE CREES QUE EXISTEN LOS BANQUEROS?NO SE TARAT DE REGRESAR AL PASADO,SE TRAT DE EXPRIMIR EL PASADO Y CREARLO DE NUEVO,PERO DISCRIMINANDO LO INSERVIBLE PARA LA DIGNIDAD HUMANA.NO HAY HABLAR CON LA BILIS DEL HIGADO,HAY QUE DAR RAZONES CONCRETAS,LAS PALABRAS,COMO DICE LA CANCION,SON SOLO PALABRAS VACIAS.TOMAS HERNANDEZ.

      Comentario por tomas hernandez — noviembre 6, 2009 @ 12:54 am | Responder

  2. Si tan solo esto pudiese ser leido por todos esos pavorosos fanaticos de este patetico y despreciable hombre.
    Gracias, espero tu biografia.

    Comentario por Lalo — mayo 18, 2007 @ 1:31 am | Responder

  3. ahora comparten el mismo penal de máxima seguridad con el doc, que sacó su título a larga distancia y siendo un condenado por traición a la patria, que bonito país no0o000o0o0o0?

    Comentario por montecínico — mayo 18, 2007 @ 9:40 pm | Responder

  4. QUE DOMINES EL CASTELLANO NO TE DA RAZON EN TUS ARGUMENTOS, PRUEBA DE ELLO ES TU HERMANA…EL DOCTOR GUZMAN ES UNO DE LOS INTELECTUALES MAS GRANDES Y PROFUNDOS DE AMERICA Y UN GRAN TEORICO MARXISTA RECONOCIDO INTERNACIONALMENTE. SU DELITO MAS GRANDE FUE QUERER DESTRUIR ESTE SISTEMA QUE USTEDES LLAMAN DEMOCRACIA Y EN REALIDAD ES UNA DICTADURA DE GRANDES BURGUESES Y TERRATENIENTES BUROCRATICOS, UNA DEMOCRACIA EN LA QUE LAS GRANDES MAYORIAS SON EXCLUIDAS Y MARGINADAS POR UN GRUPITO DE RACISTAS IGNORANTES Y APATRIDAS. SU PEOR ERROR FUE NO TRIUNFAR, LA HISTORIA SERIA MUY DIFERENTE. LO PEOR DE TODO ES QUE DEJAS ENTREVER QUE HAS LEIDO LOS TRABAJOS TEORICOS DEL DOCTOR GUZMAN LO QUE ES FALSO, EL PEOR IGNORANTE ES EL QUE SE MIENTE A SI MISMO.

    Comentario por Raucana — marzo 3, 2009 @ 7:39 pm | Responder

  5. Una perla: en latinoamérica después de las independencias, no existe país feudal. José Carlos Mariátegui ya por los treinta, dió la tesis de la semifeudalidad (capitalismo tardío: sin futuro real, sojuzgamiento al imperialismo), Mao en China por su parte descubre independientemente esta realidad del tercer mundo. Si se tubiera espíritu crítico para juzgar al personaje, al menos esta perla de Hildebrandt debe ser corroborada (sitio, año, caso). Por lo que parece, escribir así, sin ir a la fuente para “desleñar” pero críticamente, hoy por hoy se a vuelto una costumbre nacional. El periodismo – entiendo – es una profesión seria no solo por que pretende dar luces, informar, orientar al lector interesado, sino por el problema de educación e instrucción latente. Lo demás no resiste apenas la luz del sol, el contraste con la realidad. Urge más cambios en todos los ámbitos, partiendo por la base: la sinceridad. La sinceridad es la base de todos los avances.

    Comentario por Cansino — marzo 12, 2009 @ 1:30 pm | Responder

  6. No todo lo que brilla es oro,reza nuestro adagio popular.,aqui no solo se trata de criticar por criticar,hay que ponerle la cascabel al gato,indudablemente el compatriota hildebrant es un buen periodista,es de buena fibra,pero esta lindando con la megalomania en cierto modo.Los profetas de derecha y de izquierda siempre han defendido sus razones,pero lo que cuentan son los hechos,de nada sirven la buena ingenieria verbal, si ello no tiene respuestas alternativas concretas.En sintesis,recien me entero de que en el mundo de la democracia occidental no existen miserables,desnutridos,corruptos,violadoers,asesinos,etc,etc.,ello gracias a la democracia que,el distinguido cesar hildebrant,entre otras cosas defiende,fijense la democracia del voto es todo un paraiso…¿?

    Comentario por tomas hernandez — noviembre 6, 2009 @ 12:41 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: