César Hildebrandt Blog

agosto 18, 2006

La izquierda cadavérica

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 3:31 pm

(La Primera) La izquierda cadavérica
La izquierda tradicional peruana es un cadáver insepulto. No ha habido entierro ni nota necrológica pero ahí está el cadáver nada exquisito de esta sucursal andina del marxismo.

El problema es que es un cadáver que escribe en los periódicos (largas sábanas), pontifica desde su enésima derrota electoral, añora el muro de Berlín y sigue pensando que Stalin fue en un momento necesario.

Es la izquierda que no puede decir que Castro es un tirano impresentable y que sigue pensando que basta con ser antiimperialista para recibir la bendición popular y la impunidad en olor de tumulto arreado por el miedo.

¿No sabe acaso la izquierda nacional que nadie puede aplaudir la falta de libertad, a excepción de los esclavos intrínsecos y los caídos del catre, que felizmente siempre son minoría? Pero basta la foto de una multitud convocada por los CDR cubanos para que la izquierda criolla finja creer que el demorado dictador sigue siendo el libertador de su pueblo.

Como se sabe, los CDR, Comités de Defensa de la Revolución, se crearon originalmente para defender a la revolución de las criminales provocaciones norteamericanas pero, con el tiempo, se convirtieron en células de delación auspiciadas por el Ministerio del Interior.

Si los esbirros de Batista pagaron en cárceles y ante paredones sus crímenes, no quiero imaginar cuál será el final –ojalá que judicial– de los esbirros y esbirras de los CDR.

Muchos de estos ex embajadores del Kremlin, muchísimos de estos hijos de la firmeza totalitaria de la Stasi, un montón de estos cubanistas que terminan en el Tropicana tarareando algo de Benny Moré con su mojito cerca (todo invitado), ni siquiera han tenido la decencia de pedir perdón a las masas que quisieron secuestrar.

Ni perdón ni autocrítica ni nada. Ni explicación alguna de por qué setenta años de sovietismo terminaron en un borracho, primero, y en un asesino, después. Y por qué setenta años de pedagogía leninista produjeron la mafia sombría que hoy gobierna lo que queda del centro imperial.

O por qué las fuerzas armadas chinas, custodias eternas del socialismo del campo, aceptaron tan fácilmente su papel actual de guardianes de la bolsa de Chanjai.

Todo era una farsa. La industria óptica de la RDA era una mentira; los crímenes del fusilado general Arnaldo Ochoa, otra mentira; mentira era la felicidad de los pioneritos búlgaros; mentira la prosperidad del CAME; mentiras las estadísticas de los servicios sanitarios de Hungría.

Mentira, en resumen, el universo de espectros anuentes que mostraban las películas, mentira las máscaras que escondían el terror y mentira el discurso del presidente afgano impuesto por los soviéticos en 1979 luego de asesinar a su antecesor.

La izquierda criolla está prófuga de toda explicación. No ha llegado a ninguna conclusión importante tras la implosión del imperio que encarnaba sus ideas. Ni siquiera se avergüenza de que sean Kim Jong Il y Fidel Castro los sobrevivientes del Serengueti marxista.

Un payaso nuclear y un patético dictador de tintes caribeños se abrazan a la vela del naufragio y aquí la izquierda sigue con su agenda vieja, su cuaderno Loro de paporretas, sus ideas amarillentas sobre la igualdad y su Robespierre podrido en el closet.

No aprendieron nada y no sacaron lecciones. Ni están interesados en aggiornarse ni se enteran de los nuevos desafíos. Claro, como jamás enfrentaron de verdad los viejos retos, ¿por qué habrían de aceptar nuevas preguntas? Jamás se pronunciaron por la libertad como requisito moral de todo socialismo.

Jamás admitieron que la dictadura de una clase devendría dictadura de un comité central. Nunca condenaron los crímenes masivos del estalinismo. Y de la veneración servil a Mao, otro inmenso asesino, salió la hiena Guzmán a combatir las ideas con cadáveres.

Sé que es difícil mantener la calma en una sociedad como esta. Sé también que el atajo de la violencia se justifica cuando se cierran las puertas de la libertad. Pero la ira que cambia las cosas es algo muy diferente a la sublevación que derroca una dictadura temporal para crear una vitalicia.

Una policía corrupta sustituida por una policía siniestra es la salida que encontró el castrismo para perdurar. Unas fuerzas armadas degeneradas por Batista fueron cambiadas por unas fuerzas armadas que acribillarían multitudes si su jefe así lo ordenase.

¿Y para esto tanto Marx y tanta Luxemburgo, tanta Vannessa Redgrave y tanto Canto General? ¿Para que venga un barbudo y haga de una isla una comisaría? ¿No es por lo menos una vulgaridad? La izquierda peruana es un fantasma que recorre Europa (de vacaciones).

Anuncios

3 comentarios »

  1. Como bien lo dijo alguna vez la gran Joan Baez, la izquierda y la derecha son como la mierda del perro y la mierda del gato, en todo caso no es cuestion de acomodarse en algun bando sino de tener conciencia de lo que se hace y tambien tener sensibilidad social para con los demas, claro que es muy dificil en este pais, casi imposible. O marginas (choleas) o te marginan (cholean), los movimientos de derecha o izquierda simplemente en el peru son un remedo de los ideales europeos, es decir somos copias mal plageadas.

    Comentario por jerson — agosto 23, 2006 @ 4:00 am | Responder

  2. Mucha razón. Mariátegui lo decía: El socialismo en el Perú no será “ni calco ni copia, si no creación heroica”. Debemos pensar por nosotros mismos. Somos otro lomo, otra milanesa. Deberíamos, ser la naranja de esta historia de fresa. Mejorada. Evolucionada. Y muy claro, la Libertad como axioma de vida.

    Comentario por Fabio — mayo 14, 2011 @ 6:22 pm | Responder

  3. Mucha razón. Mariátegui lo decía: El socialismo en el Perú no será “ni calco ni copia, si no creación heroica”. Debemos pensar por nosotros mismos. Somos otro lomo, otra milanesa. Deberíamos, ser la naranja de esta historia de fresa. Mejorada. Evolucionada. Y muy claro, la Libertad como axioma de vida

    Comentario por Fabio — mayo 14, 2011 @ 6:24 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: