César Hildebrandt Blog

agosto 8, 2006

En defensa del Congreso

Filed under: Artículos — cesarhildebrandt @ 3:53 pm

(La Primera) En defensa del Congreso

A los fascismos de todo pelaje siempre les ha interesado di-sol-ver congresos y solicitar el auxilio de la fuerza pública para humillar a los elegidos por el voto popular.

Mal hace la distinguida doctora Mercedes Cabanillas en callarse como si le hubiesen cosido la boquita en relación al psicosocial que el Ejecutivo está lanzando en contra de un poder del Estado que podría controlar sus idus de marzo, sus rabietas de julio, sus profecías de diciembre y sus bonapartismos de cada mediodía.

¿Que en el Congreso hay mucho estúpido?
Sí, es cierto. Pero fue el estúpido pueblo el que eligió a sus estúpidos predilectos. Y eso habrá que respetarlo.

¿Que en el Congreso hay mucho sinvergüenza?
Pues claro, pero no más que en el promedio nacional de este país en el que la decencia ha sido, desde el virreinato, una excepción (por no decir un asombro). Y esos sinvergüenzas han tenido el voto de sus sinvergüenzas mandantes, que por lo visto siguen siendo una chancha mayoría en nuestro amado Perú.

Pero ni estúpidos ni sinvergüenzas justifican que el alanismo mediático se lance sobre el Congreso que acaba de abrir sus sesiones.

¿De qué se trata todo esto?
De lo mismo de siempre. De atarantar a los congresistas en el camerino y antes del partido para que no se atrevan a hacer lo que el pueblo les exige hacer: fiscalizar a un gobierno que quiere “refundar” el país, ningunear a los adversarios y erguirse en la única voz de mando de estos páramos: al centro marchen, a la derecha marchen, y nadie por delante, marchen, que este soy yo Ricardo Corazón de León matando al que me aflige con ideas contrarias y dudas de misterio.

Y si es insólito que la doctora Cabanillas acepte la embestida, es todavía más preocupante que el distinguido militante del partido de gobierno, el señor presidente de la Corte Suprema, siga creyendo que cuando mira al Presidente de la República está mirando al compañero jefe, en el dolor hermanos, presente compañeros.

–Para lo que usted mande –parece decirle el venerable jefazo del Poder Judicial doctor al Jefe de Estado cuando éste decide, en vivo y en directo, cuánto ganará un vocal, cómo serán los refrigerios, qué sobres de manila serán los que sacarán a subasta inversa y, en general, de qué color beige serán los uniformes de la conserjería de las salas de la corte superior de Cayaltí, que ahora no existe pero que acaba de nacer porque aquí está, doctor Wálter Vásquez, compañero presidente del Poder Judicial, el decreto de urgencia correspondiente.

Y el doctor Vásquez asiente como si Haya lo hubiese enviado a comprar un par de Winstons, que en esa lealtad se educaron los apristas de raza. O sea que si no aceptabas que el cebiche con Ravines y con Beltrán era un acto patriótico, soñabas esa noche con el cataclismo de un millón de búfalos rodeando la casa de la pradera, es decir la tuya.

Pero no, doctor Vásquez. Usted preside un poder del Estado. Así que nada de maromas ni pañitos sobre el hombro ni nada de decir “ahí está el detalle” y caerse patrás ante la carcajada de la cazuela.

Por muy mucho que el Presidente de la República haya nombrado a la doctora Zavala como ministra, usted, patriarca de la justicia independiente, usted, doctor Vásquez Vejarano, no puede obedecer sin cuestionar ni agacharse sin sacar la cara por los suyos.

Al fin y al cabo, la pelea por sueldos dignos fue larga y dio sus frutos tras demorados procesos de negociación. No es para que venga ahora el señor manos de tijera y desestabilice las planillas con su cruzada de pagar menos para exigir más. Y menos en un ambiente donde el dinero de todos los genaros ronda tan tentadoramente.

Pero volvamos a lo nuestro. ¿Quién está interesado en destruir al casi nonato Congreso?
El Ejecutivo, en primer lugar. La prensa oficialistona y fascista, en segundo lugar: ¿qué tal si nos olvidamos de las primeras promesas rotas del doctor García demonizando a los congresistas en general y vertiendo sobre la institución parlamentaria seis toneladas de caca noticiosa per cápita, aprovechando que Mekler es un conchudo, que la señora Supa habla tan bien el quechua y que hay un congresista llamado Gustavo Espinoza, de la UPP, que tiene cara de zonzo, habla como zonzo y tiene el cociente intelectual de una araña disecada?

Muy bien. Pero el conchudo, la dialectal y el hombre-araña son hijos del voto, padres de la patria, productos de una democracia que se ensaya con interrupciones y que es sostenida mucho más por el tumulto de las diversas tribus que por la gente ilustrada, que es una especie en extinción.

¿Qué querían? ¿A la señora Sagan en el Congreso? ¿A Valdelomar votado en San Juan de Miraflores? ¿Querían a Scorza candidateando por Huancavelica? ¡Pero si allí están, sentados en sus flamantes sillones, el juez Montenegro, el burro del Nictálope y Garabombo el invisible!

¿Quién rige la alcaldía de Barranco? ¿Martín Adán o Martín del Pomar?Denuncio desde esta humilde columna que ha empezado –despedazando al Congreso– la campaña que, de triunfar, habrá de depararnos, otra vez, una sola voz para todo el Perú. O sea la del señor Presidente constitucional de la República.

A defender los fueros del Congreso entonces, aunque algunos de sus representantes sean fronterizos, otros afásicos, otrantos nulos y la mar de bestias.
Y aunque en sus pasadizos se pasee esa rabona sin tregua que es mi hermana por la mitad.

Anuncios

1 comentario »

  1. JAJAJA.. que buen artículo caracho, siempre he admirado a Cesar Hildebdrandt en todas sus facetas, sobre todo esa habilidad suya de hacer todo (entrevistar, escribir, etc) de una manera fresca y divertida, bravo!

    Comentario por Jose Arguedas — septiembre 8, 2006 @ 9:54 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: